Sylla y Nando, el gol que cambia de camiseta en el Arousa-Ribadumia

El interior senegalés pronostica un 2-0 este domingo a costa de su ex equipo en un derbi muy especial para él, que su rival de Rianxo espera ver acabar 1-2 desde la grada


VILAGARCÍA / LA VOZ

Hace cuatro meses el que vestía la camiseta arlequinada en el derbi arousano de Tercera División en A Lomba era Nando, y el que visitaba el campo vilagarciano con la elástica aurinegra era Alassame Sylla. Las cosas del fútbol harán reencontrarse a ambos interiores este domingo en el mismo escenario, en idéntica competición, pero con la indumentaria intercambiada. Al menos por lo que se refiere al delantero senegalés, toda vez que su nuevamente rival rianxeiro deberá limitarse a defender los intereses del C.D. Ribadumia como un aficionado más desde la grada por tener que cumplir su encuentro de suspensión tras ser expulsado hace cinco días frente al Boiro por doble amonestación.

La circunstancia le causa una honda «pena» a Nando, por cuanto «para min este era un partido especial, que tiña moitas ganas de xogar» al enfrentarse por vez primera a un equipo, su ex Arousa, al que desea ver jugar la fase de ascenso a Segunda B la próxima primavera. Aunque la baja de Nando no solo debería apenarlo a él, a su equipo y la afición aurinegra. Cualquier buen aficionado al fútbol modesto habría preferido poder ver sobre el mismo terreno de juego a los dos hombres que tras intercambiarse las taquillas de sus respectivos ex equipos este verano se han convertido en sus afortunados pichichis en este arranque de Liga. Sylla, tercer máximo goleador de la Tercera con 3 de los 6 tantos que han aupado al Arousa al liderato provisional. Nando, firmando 2 de los 5 de un Ribadumia decimosexto lindando con la zona de descenso, las mismas dianas que las transformadas por su compañero Agus. La Voz reunió ayer a los dos hombres-gol en A Lomba.

Sierra, su primer mentor español

«Estuve tres temporadas en el Ribadumia. Es un partido muy especial para mí», comenta Sylla. Y no solo por los amigos que ha dejado en A Senra y aledaños. También por la confianza depositada en él por los responsables del club aurinegro cuando se pasó un año en el dique seco por la rotura de los ligamentos cruzado y anterior de su rodilla izquierda. «Le tengo un cariño especial al Ribadumia, lo guardo en el corazón». Una simpatía alimentada todavía más tras la elección de David Sierra como nuevo técnico. «Sierra me tuvo en el Pontevedra B», recuerda el interior senegalés, «y con él aprendí muchísimas cosas, con él maduré bastante como jugador». Recién llegado a España, con el idioma todavía como barrera, «él me apoyó, me animó, y me ayudó a saber qué tenía que hacer».

Con este pasado común presente, Sylla cuenta con medirse a un Ribadumia «muy fuerte, que presione arriba, que quiera el balón y juegue sin prisa, y que te obligue a estar siempre atento, porque te puede sorprender en cualquier momento». De ahí, y viendo al nuevo Arousa de Piscis, el delantero arlequinado confía en ofrecer al público «un partido bonito», y «un 2-0» a la afición local.

Para su rival la baja de «un jugador de la calidad de Nando es un hándicap para el Ribadumia». El de Rianxo no lo ve así. Porque en un derbi «tanto dá como cheguen os equipos, nin importan os resultados anteriores». Es un partido especial en el que puede suceder cualquier cosa, y en el que el ex arlequinado no acierta siquiera a saber qué Arousa le iría mejor encontrar a su nuevo conjunto: «Este ano o Arousa está a apostar por ter máis o balón. Agardo un equipo intenso, que sairá a presionar forte mentres nós tentamos dominar o partido tendo o balón. Inda que o Arousa tamén sabe xogar repregado e á contra, polo que lle pode interesar máis iso que ter o coiro. Por aí pode ser un partido trampa». Sea como sea, su pronóstico es un «1-2».

Lo mejor está por llegar

Nando abandonó este verano el Arousa porque «quería xogar de dianteiro centro» tras tres campañas en la banda derecha de A Lomba. Pero la opción de hacerlo en el Noia se acabó esfumando, y ante la insistencia del Ribadumia en hacerse con sus servicios «dixen que si» aún a sabiendas de que con Changui en el vestuario le tocaría volver a jugar de interior. Y no le está yendo nada mal. Ni a él, ni a su nuevo equipo.

Nando y Sylla coinciden en subrayar el gran potencial de crecimiento que ven a sus respectivos conjuntos. «Non tivemos inda tempo de demostrar ao que podemos xogar, cun fútbol diferente na categoría; somos un equipo moi novo e pouco a pouco ímonos notando mellor», dice Nando. «Creo que podemos mejorar muchísimo más», apunta Sylla. Claro que eso queda para el derbi de la segunda vuelta, en febrero. Este domingo a Arousa y Ribadumia les tocará salir a ganar con su versión 1.0.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Sylla y Nando, el gol que cambia de camiseta en el Arousa-Ribadumia