Pontecesures grita su dolor con un minuto de silencio

Cientos de personas se reunieron para rendir homenaje a María y Alberto, la pareja fallecida en los atentados de Sri Lanka


Pontecesures / La Voz

Hay momentos y lugares en los que la tristeza se hace corpórea. Ocurrió hoy en A Plazuela, en Pontecesures, donde cientos de personas se reunieron para rendir un homenaje a María y Alberto, los dos jóvenes arousanos fallecidos en los atentados de Sri Lanka. Una pena densa, infinita, se volvía humedad en las lágrimas vertidas. Y se volvía amargura en las que la mayoría de los asistentes al acto intentaban tragarse. La corporación, acompañada por la subdelegada del gobierno, Maica Larriba, encabezaba un acto con el que Pontecesures gritó con un silencio apabullante su dolor, que se hacía especialmente intenso en uno de los laterales de la plaza, donde se hallaban varios familiares de los fallecidos. «Parece que o terrorismo islámico está moi lonxe, pero está aí, a uns metros», decía tras el acto el alcalde de la localidad, Juan Vidal Seage. La suya fue la única voz que resonó en A Plazuela para trasladar al mundo la solidaridad de todo un pueblo con sus víctimas y con todas las demás. Y para verbalizar un deseo: que una convocatoria como esta no se tenga que volver a repetir. Nunca más.

Poco después de rematado el minuto de silencio, comenzó a llover sobre Pontecesures. Una localidad que hoy tiene el corazón roto. En la que el pulso se ha parado: hasta Nestlé ha interrumpido su producción para facilitar a los vecinos la asistencia a La concentración.

La Subdelegada del Gobierno en Pontevedra había explicado poco antes de la lluvia que la Dirección general de ayuda y apoyo a las víctimas del terrorismo se había puesto en contacto con las familias para ofrecerles todo tipo de apoyo, incluido el psicológico. Maica Larriba se acercó a alguno de los primos y tíos de los fallecidos, que han pedido intimidad para lograr asumir el inesperado golpe recibido. Un golpe del que las familias podrán empezar a recuperarse en cuanto los cuerpos de sus seres queridos vuelvan a casa. «Esperemos que sexa pronto, porque as familias están contando os días».

Una pareja de Pontecesures, entre las 321 víctimas de los atentados de Sri Lanka

R. Estévez / A. Lorenzo
Imagen tomada de la cuenta de Facebook de Alberto Chaves, víctima con su pareja de la matanza terrorista del Domingo de Resurrección en Sri Lanka
Imagen tomada de la cuenta de Facebook de Alberto Chaves, víctima con su pareja de la matanza terrorista del Domingo de Resurrección en Sri Lanka

Él trabajaba en la India y ella viajó para pasar unas vacaciones juntos en Colombo cuando una bomba en su hotel segó sus vidas

Las últimas noticias que habían recibido de ellos eran unas fotos. María y Alberto miraban al objetivo sonrientes; al fondo, una de las paradisíacas playas de Sri Lanka. Las imágenes llegaron el sábado a Pontecesures, la localidad en la que se había afincado esta pareja. Nadie podía imaginar que, pocas horas después, el estallido de una bomba terrorista borraría todo atisbo de sonrisa, y que el dolor provocado por su onda expansiva llegaría hasta esta pequeña localidad del Baixo Ulla y hasta Rianxo, el municipio natal de Alberto. Porque dos de sus vecinos, dos jóvenes muy queridos en esta villa pontevedresa de poco más de tres mil habitantes, fueron víctimas de la oleada de atentados que el domingo de Resurrección sacudieron Sri Lanka.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pontecesures grita su dolor con un minuto de silencio