Cómo afianzar el Camino Portugués

El crecimiento en afluencia de la ruta obliga a diseñar ya el plan para el año santo

Peregrinos en el Camino Portugués, a su paso por Valga.
Peregrinos en el Camino Portugués, a su paso por Valga.

pontevedra / la voz

El 17 % del total de peregrinos que viajan a Compostela lo hacen ya por el Camino Portugués. Y la cifra va en constante crecimiento. La Asociación de Amigos esta senda prevé que en cinco años se triplique el número de peregrinos que eligen una ruta que nace en Lisboa y que discurre por trece municipios de la provincia de Pontevedra. Ante este reto, hay algunas cuestiones cruciales. Y sobre ellas se han comenzado a trazar estrategias conjuntas. De ello se ha estado hablando esta semana en el país vecino, en una iniciativa liderada por la Diputación que se ha fijado, entre otras prioridades, garantizar la seguridad en el Camino.

El plan inicial era eliminar puntos peligrosos para la seguridad vial. En estos momentos se está estudiando una mejor señalización y, de ser preciso, alguna remodelación viaria. Pero se ha dado un paso más y se ha puesto sobre la mesa la necesidad de coordinar a los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad de ambos países. «É moi importante a coordinación dos distintos corpos de seguridade ao longo da ruta de maneira que calquera incidente poda ter unha resposta favorable e rápida para o peregrino», resume David Regades, diputado provincial que se desplazó al municipio luso de Barcelos para abordar este asunto.

En juego está hacer del Camino una puerta de entrada al turismo de calidad. Mediante fondos europeos, calculados en cuatro millones, se busca hacer de la ruta un auténtico escaparate. Se ha empezado ya a trabajar en una mejor señalización de los elementos patrimoniales, a lo que se sumará una mejor indicación del propio Camino y la reposición de «patrimonio natural». Actualmente, una brigada de la Diputación ya se encarga de desbrozar el trayecto que en los 13 municipios de la provincia que atraviesa.

Incremento del 25 %

Ahora que la ruta portuguesa ha experimentado un crecimiento del 25 %, se llama la atención acerca de que esa afluencia masiva pueda derivar en problemas de seguridad y que se desencadenen hurtos al descuido o episodios violentos. La ruta portuguesa es, de hecho, la única, al margen del Camino Francés, que tiene entre sus albergues uno que supera las diez mil pernoctaciones. Es el de Pontevedra, pero el de Redondela, con 7.858, o el de Tui, con 5.522, se sitúan también entre los grandes destinos para pernoctar de los peregrinos, con cifras por encima de los cinco mil al año. El resto de los albergues del camino están en 3.489, para Teo, ya en la provincia de A Coruña, al igual que Padrón, con 8.030. En la provincia de Pontevedra, Pontecesures, con 1.515; Valga, con 3.166; Portas, con 1.123; Mos, con 2.980; y Porriño, donde pernoctaron en el último año 4.963 peregrinos.

Con estas cifras, se estudia si sería viable dar entrada a la iniciativa privada para reforzar con nuevos albergues con ánimo de lucro la oferta ya existente. Y es que, aunque la red de albergues es deficitaria, se constata cada vez más la llegada de un nuevo perfil del peregrino que pernocta en hoteles, especialmente cuando hablamos de las ciudades del Camino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cómo afianzar el Camino Portugués