La oposición frustra la subida del IBI que proponía el gobierno socialista de O Grove

leticia castro O GROVE / LA VOZ

O GROVE

Martina Miser

El Concello aprobó, sin embargo, el incremento del IAE y el del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras

01 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

O Grove no subirá en el próximo ejercicio ni el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) ni el de vehículos de tracción mecánica. El incremento del IBI en un 3,4 %, pretendido por el ejecutivo socialista que gobierna la villa, se ha visto frustrado por la falta de apoyo de los partidos de la oposición, que votaron en contra del mismo en el pleno del pasado lunes, dando al traste con la idea de generar un mayor volumen de ingresos. Lo que sí ha logrado el equipo de José Cacabelos es subir el IAE, aplicando un índice corrector de 1,5% para A Toxa, y el impuesto de construcciones, instalaciones y obras, que pasará de un 2,5% a un 3%. Ambas propuestas salieron adelante con mayoría simple gracias a la abstención de Esquerda Unida.

El alcalde, José Cacabelos, alegaba en la sesión plenaria que el Concello soporta desde hace algunos años la subida de muchos costes municipales mientras los ingresos han quedado estancados: «No Concello do Grove levamos máis de dez anos sen subir impostos, a excepción do canon de saneamento que tivemos que incrementar cando a Xunta de Galicia nos obrigou a recepcionar a depuradora que temos na Ostreira», exponía ante los miembros de la corporación. Cacabelos habló de una previsión de gastos que se disparan, como el gasto del SAAF, que ronda actualmente un millón de euros, de los cuales un 45 % proceden de las arcas municipales, el PAI cuyo gasto supone en torno a 70.000 euros, o los intereses de los préstamos actuales que en el 2024 supondrán 120.000 euros más.

«En xeral estamos falando dun incremento de custes duns 350.000 euros respecto ao orzamento do ano pasado», comentaba el regidor, señalando que las subidas propuestas eran asumibles para las economías domésticas, una afirmación que fue rebatida tanto por el portavoz del BNG, David Torres, como por el popular Pablo Leiva, quienes aseguraron que ese dinero no debería salir del bolsillo de los vecinos. El único que se mostró a favor de actualizar los precios fue el portavoz de Esquerda Unida, José Antonio Otero: «Entendemos que hai que actualizalos, pero hai que facer un estudio previo e contemplar axudas ás persoas coas rendas máis baixas», decía, criticando el escaso margen ofrecido por el ejecutivo municipal para revisar la propuesta. De haberse aprobado, la suma de estos incrementos le supondría al Ayuntamiento unos 250.000 euros más que ayudarían a cuadrar las cuentas del año que viene.