La inmigración y el aumento de la natalidad permiten a O Grove liderar el crecimiento de población en Arousa

l. castro O GROVE / LA VOZ

O GROVE

MARTINA MISER

El municipio creció en el 2020 entorno a doscientos habitantes

29 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los últimos datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística, y correspondientes al 1 de enero de 2021, reflejan un aumento del censo en prácticamente todos los concellos arousanos, pero en esta ocasión es O Grove el que, con mucha diferencia, se lleva la mejor parte. El municipio creció en el 2020 entorno a doscientos habitantes, 181 para ser más exactos. Un dato que sitúa a la península meca en 10.699 habitantes y que su regidor, José Cacabelos, califica como muy positivo «puesto que nos acerca un poco más al objetivo de los 11.000, lo que es importante a nivel organizativo, político y administrativo». Seguir experimentando bajadas solo conseguiría «reducir número de concejales, hasta trece que nos corresponderían por debajo de los 10.000 y la capacidad operativa del propio Concello», lo que traería consecuencias negativas a la Administración local.

Se trata de la mejor cifra desde el 2010, año en que el municipio tenía censados a 11.297 habitantes, y que aún está lejos de alcanzarse. El incremento de población se debe principalmente al empadronamiento de personas extranjeras, en su mayor parte procedentes de Sudamérica, asegura el alcalde. Cacabelos tacha el dato de sorprendente, aunque también contribuyen al crecimiento los nacimientos registrados durante el primer año de la pandemia. El mayor aumento corresponde al sexo femenino, con un total de 110 personas, mientras que los varones suman solo 71 habitantes más.

Al parecer y según afirma el regidor, el Concello estuvo realizando durante el último año una depuración de los datos del censo, ya que hacía bastante tiempo que no se actualizaba tal y como indica la normativa «debido a una baja de personal de larga duración», comenta Cacabelos. Esa depuración de datos arrojaba también otras informaciones curiosas, «como el caso de niños nacidos en otros términos municipales y que no estaban censados en O Grove en el momento en que los padres establecieron su residencia en la localidad», explica el regidor, lo que contribuye también a los buenos datos trasladados por el INE. A pesar de que durante la primera etapa de la pandemia se había hablado asimismo de un incremento en el padrón gracias a ciudadanos que mantienen su segunda residencia en la localidad, en su mayor parte madrileños, desde el ejecutivo aseguran que en este aspecto no hay datos relevantes. Habrá que esperar a las cifras de 2022 para confirmar si estas circunstancias empujan al crecimiento de la población un año más. Cacabelos indica que este trabajo realizado por el personal del Concello ha permitido también actualizar las bajas para mantener al día las estadísticas, una labor que desde el ayuntamiento consideran vital para el correcto funcionamiento de los trámites administrativos en un municipio con la envergadura de O Grove.