El sueño olímpico de David Barreiro deberá aguardar al menos un par de años más

Pablo Penedo Vázquez
Pablo Penedo VILAGARCÍA / LA VOZ

O GROVE

RFEP

El cangués del Breogán do Grove acabó último en la final del C1 1.000 del Preolímpico Mundial, debiendo competir por la calle 0

21 may 2021 . Actualizado a las 21:18 h.

Finalmente, España tampoco tendrá un C1 1.000 en el programa olímpico de Tokio 2020. Si hace cinco años el arousano Diego Romero se quedaba a un puesto del billete a los Juegos de Río 2016, cuarto en la final del Preolímpico Europeo de Duisburgo; este viernes, en Barnaul, Rusia, el palista cangués del Breogán do Grove David Barreiro no lograba pasar del décimo y último puesto en la final del Preolímpico Mundial, con un único pasaje ya en juego para la gran cita de este verano en Tokio.

Quinto en la tercera y última serie preliminar, en la que solo el primero accedía a la final, Barreiro había accedido a la regata por la plaza olímpica tercero de su semifinal, con exactamente el mismo crono, 4.01,384 que el letón Roberts Lagzdins. Ni la foto finish pudo afinar más el orden de llegada. Una situación que obligó a la organización a ampliar de nueve a diez las calles de la final.

El gran perjudicado de esta medida extraordinaria fue el canoísta del Breogán, por cuanto le tocó competir por la calle 10, la también conocida como calle 0. Pegado a la orilla de la pista rusa, David comenzó ya con la desventaja de tener que salir sin disponer de un cepo que, entre otras funciones, ayuda a compensar e igualar los barcos antes de lanzar las regatas. De hecho, en la retransmisión por el canal de la Federación Internacional de Piragüismo se vio a Barreiro salir unos centímetros por detrás de sus rivales. El cangués acabó el mil en 4.27,354, a casi 12,5 segundos del ganador, el moldavo Serghei Tarnovschi.