La incidencia a siete días crece en Cambados y ya supera a la de O Grove

Antonio Garrido Viñas
antonio garrido VILAGARCÍA / LA VOZ

O GROVE

MONICA IRAGO

Vilanova, Meis, Ribadumia y Meaño también están en una dinámica mala de casos

27 abr 2021 . Actualizado a las 20:11 h.

Va por rachas el covid y parece que Cambados se encamina ahora de cabeza hacia la racha mala. Que el Sergas hubiera organizado un cribado en la villa del albariño el pasado fin de semana era señal de que las cosas comenzaban a torcerse, y las cifras de esta semana confirman esta sensación. La incidencia a siete días que se registra en la localidad cambadesa supera ya a la de O Grove. En Cambados se diagnosticaron quince positivos en los siete últimos días y diez únicamente en el municipio meco. La celebración de las comuniones previstas para los próximos días hace que parezca que habrá que estar especialmente pendiente de lo que suceda allí porque, además, el dato a catorce días, comienza ya a a estar en la órbita de los doscientos casos por cien mil habitantes.

O Grove parece que mantiene esa cuesta abajo en la curva que se atisba desde ya hace unos días. Pero, ojo, que el dato a siete días sigue siendo bastante alto puesto que está en 94 casos por cien mil habitantes. A catorce días ya estaba por debajo de los 250 la localidad meca.

La preocupación

Con O Grove en una zona de cierta estabilidad tirando a la baja, la preocupación se centra en otras cuatro localidades de O Salnés donde los casos no dan tregua. Vilanova es la localidad que tiene un peor dato, con 350 casos por cien mil habitantes, ligeramente mejor que el de la jornada anterior, aunque habrá que ver si esa tendencia, que también se observa en la cifra a siete días, se mantiene o si es solamente algo puntual. Ribadumia también ha visto como en las últimas jornadas ha crecido en la cifra de diagnósticos y está ya en 317 positivos por cien mil habitantes a catorce días.

Meaño es otra localidad que está bajo lupa en estos momentos. De hecho, allí se está realizando un cribado poblacional que arrancó el lunes y acabará hoy. Tanto a siete como a catorce días el número de positivos por cien mil habitantes es alto aunque, al menos, parece que ha parado de crecer.

Por lo que respecta a Vilagarcía, parece que ha entrado en una zona de cierta estabilidad y las buenas noticias son lo ha hecho con una cifra a siete días relativamente buena., en torno a los cincuenta casos.

En cuanto a las buenas noticias, la mejor es que se mantiene la cifra de cuatro concellos en los que no se ha diagnosticado de nuevos casos en los siete últimos días. Ni en A Illa, ni en Catoira, ni en Pontecesures ni en Valga ha aparecido caso alguno en los últimos días, racha que en la tres localidades del Baixo Ulla se extiende ya más allá de dos semanas.