O Grove empieza a atisbar una mejoría y Vilanova mantiene la escalada

Antonio Garrido Viñas
antonio garrido VILAGARCÍA / LA VOZ

O GROVE

MONICA IRAGO

El Sergas ha convocado a un cribado que se realizará hoy a 1.455 cambadeses

25 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Poco a poco, O Grove comienza a ver la luz al final del largo túnel en el que está metido desde hace ya muchos días. La incidencia a siete días en la localidad meca comienza a bajar, aunque sigue siendo muy alta, pero solamente se han diagnosticado diez casos en la última semana, con lo que la cifra está en 94 por cien mil. El dato indica una clara mejoría y posibilita que comience a bajar también la cifra a dos semanas, que estaba ayer en 366.

Si O Grove comienza a ver la luz, Vilanova -que mañana se estrenará con las restricciones máximas- tiene todavía mucho camino por recorrer. Hay un dato que puede dar una idea de la gravedad de su situación. En los últimos siete días se han diagnosticado allí tantos casos (24) como en Vilagarcía, que prácticamente le cuadriplica en población. De ahí que su incidencia esté en 223 positivos por cien mil habitantes a siete días. Exageradamente alta. De ahí, también, que el comité clínico haya decretado su cierre perimetral, en un intento de que la medida ayude a controlar la extensión del covid.

Vilanova y O Grove son las dos localidades con peor diagnóstico en la comarca de O Salnés. Un escalón por debajo están Meis, Meaño y Ribadumia. Las tres, con una incidencia superior a los 200 casos por cien mol habitantes a catorce días, con 230, 209 y 257 respectivamente.

Más controlada parece la situación tanto en Vilagarcía como en Cambados. El Sergas, de todas formas, ha convocado a 1.455 cambadeses de entre 20 y 29 años para realizar un cribado que se hará a lo largo de la jornada de hoy. En la villa del albariño, que está en el nivel medio-alto de restricciones, la incidencia a siete días está ya por debajo de los 75 casos por cien mil habitantes, con menos de diez positivos diagnosticados en la última semana. A catorce días el dato es peor (153), pero se observa cierta estabilidad, al igual que sucede en Vilagarcía, cuyo dato a dos semanas está en 160.

En A Illa también están mejorando las cosas por lo que al covid respecta. El dato a siete días está ya por debajo de los 25 casos por cien mil habitantes y por debajo de 150 por lo que se refiere a dos semanas.

Como viene siendo habitual en los últimos días, las mejores noticias para los concellos arousanos llegan desde el Baixo Ulla. Ni en Pontecesures, ni en Valga ni en Catoira se ha diagnosticado caso alguno en los siete últimos días, racha que en los dos primeros municipios se mantiene ya desde hace más de dos semanas. La incidencia a catorce días en Catoira todavía es elevada, por encima de 150, pero lo lógico sería que comenzara a disminuir en los próximos días a un ritmo elevado.

21 nuevos casos en el área sanitaria

La evolución de la pandemia en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés sigue estabilizándose. Este sábado el Sergas reportó 21 nuevos contagios detectados en las últimas veinticuatro horas y un ligero descenso en cuanto a hospitalización, ya que baja de 20 a 16 pacientes ingresados en planta (once en el Complejo Hospitalario de Pontevedra y cinco en el Hospital do Salnés). Además siguen cinco pacientes en la unidad de críticos de Montecelo. Con los 21 nuevos casos reportados este sábado y las 18 altas decretadas en las últimas veinticuatro horas, la cifra total de pacientes en seguimiento se eleva a 469.