La oferta por Thenaisie garantiza doce puestos de trabajo en O Grove

Rosa Estévez
r. estévez O GROVE / LA VOZ

O GROVE

Martina Miser

La fractura sindical se hace evidente a raíz de la propuesta de Conservas Dani

24 may 2021 . Actualizado a las 21:00 h.

Fue un matrimonio mal avenido casi desde el principio y su relación no ha hecho más que empeorar a medida que pasaba el tiempo sobre el conflicto de Thenaisie Provoté. El caso de la conservera de O Grove ha entrado en una nueva fase al cerrarse el plazo de presentación de ofertas para su liquidación con una única propuesta sobre la mesa, la presentada por Conservas Dani. Una proposición que ha desencadenado reacciones antagónicas entre los dos sindicatos: la CIG la ha tildado de «tomadura de pelo». Comisiones, con la salvedad de algunas correcciones que hay que incorporar, la considera «una buena noticia».

¿Pero qué ofrece Conservas Dani? En primer lugar, la empresa muestra su interés, únicamente, por la factoría de O Grove. Las instalaciones que Thenaisie Provoté tiene en Mos quedarían fuera de sus planes. Esa circunstancia no gusta a la CIG, si bien reconoce que era una posibilidad planteada en el plan de liquidación. «Os trinta traballadores do servizo loxístico quedarían fóra», señalaba Rosa Abuín. Comisiones Obreras, a ese respecto, reconoce que «se perdería Mos. Aí a representación dos traballadores é da CIG; a nós tócanos defender a planta do Grove», en palabras de Francisco Vilar.

En su oferta, Conservas Dani explica que la compradora tiene la intención de acometer la puesta a punto de las instalaciones de O Grove, y que por lo tanto no está en condiciones de garantizar la continuidad de más de una docena de puestos de trabajo. La CIG considera esta propuesta una burla, ya que «Thenaisie Provoté non traballa con doce persoas. Precisa a actual plantilla, dunhas setenta», que ya estaría más que ajustada, a su juicio. Considera Rosa Abuín, además, que si Conservas Dani tiene la intención real de mantener el empleo, podría buscar fórmulas alternativas para ajustar sus necesidades de personal durante las obras, mediante la negociación de un ERTE. En vez de explorar esas vías se hace un «brindis ao sol». Además, «vendo os precedentes que ten esta empresa na súa planta de Carnota», no se cree que se vayan a recoger a las trabajadoras que ahora queden fuera del proyecto a medida que se retome la producción.