«Vou mercar o pan fóra porque o que hai no Grove non me gusta»

Rosa Estévez
rosa estévez O GROVE / LA VOZ

O GROVE

A la hora de hacer la compra hay quien se resiste a dejar sus tiendas de siempre

06 feb 2021 . Actualizado a las 21:09 h.

Por tradición, el sábado suele ser el día de salir a hacer la compra. Esa compra grande, en la que aprovechamos para cargar el carro con los productos que nunca pueden faltar en casa. Ni siquiera la pandemia ha podido cambiar esa costumbre; así parece desprenderse del sorprende resultado del control perimetral realizado ayer en O Grove. Como hacen periódicamente, los agentes de la Policía Local se dispusieron en la entrada de la península meca para verificar que el tráfico que circulaba por la carretera estaba justificado. Se llevaron una sorpresa: aunque la mañana fue relativamente tranquila, en apenas veinte minutos se encontraron con varios conductores que se habían saltado el cierre perimetral con una única razón: hacer la compra. O, más exactamente, hacer la compra en los establecimientos a los que, por una u otra razón, han decidido guardar fidelidad.

Una de las personas a las que dieron el alto era una vecina de Sanxenxo que se dirigía al casco urbano de O Grove porque de los supermercados de su pueblo «no se fía». Poco después, era interceptado el coche en el que un matrimonio y su hija volvían a casa, en la península meca, tras haber realizado sus compras en un establecimiento de Sanxenxo. Aún hubo un tercer hombre, también natural de O Grove, que fue interceptado volviendo al municipio: cuando los agentes le preguntaron el motivo por el que había salido de la localidad, contestó tajante que había ido a comprar el pan. Siempre lo compra fuera, dijo, porque el que encuentra en O Grove no le gusta.

Cinco propuestas de sanción

En total, durante la mañana se iniciaron los trámites de sanción contra los ocupantes de cinco vehículos que pretendían saltarse el cierre perimetral sin razón aparente. Los agentes de O Grove, como le ocurre a los de tantas otras policías y a la Guardia Civil, reconocen su perplejidad ante algunos de los casos que se encuentran en su día a día. Como un vecino de Cambados que en la primera ola pretendía visitar el puerto de O Grove para ver trabajar a los marineros; de joven había estado enrolado en un barco meco y quería recordar los viejos tiempos, con pandemia o sin ella.