La cofradía de O Grove vuelve a declarar la guerra a la canaílla que devora almejas

Una empresa de buceo extrae las puestas de esta especie invasora de la ensenada


o grove / la voz

La canaílla y el busano llegaron a la ría de Arousa desde el Mediterráneo, probablemente mezclados con la semilla de almeja que se sembró en algún banco marisquero de la zona. En nuestras aguas, los dos miembros de tan extraña pareja se sintieron tan a gusto que no tardaron en acomodarse y extenderse por toda la ensenada de O Grove, poniendo contra las cuerdas el stock de especies locales de gran valor comercial, como la almeja. Según los cálculos realizados hace años por la cofradía meca, las colonias de estas invasoras son capaces de ingerir hasta once millones de kilos de bivalvos al año. Casi nada. No es de extrañar, pues, que desde el pósito se lancen, año tras año, campañas para intentar minimizar la población de una especie foránea tan voraz como fecunda. Precisamente, en eso andan ahora en O Grove. La cofradía ha contratado a una empresa de buceo para que se encargue de la retirada de los nidos de las canaíllas y de los busanos. Deberá asumir, también, la destrucción de los mismos.

Los trabajos para el control de esta plaga se realizan a las puertas del verano por una cuestión de estrategia. En estos momentos, las dos especies están en pleno proceso de reproducción. Para ello, construyen una suerte de nidos, muy visibles, alrededor de los que se amontonan grandes cantidades de ejemplares adultos. La retirada de esos nidos facilita, pues, el trabajo de extracción de la población invasora.

Durante unos años, eran los propios buceadores de la cofradía los que se encargaban de estos trabajos de limpieza, sufragados por la Xunta. Pero hace ya algún tiempo que esa tarea se encomendó a empresas que aprovecharon la experiencia acumulada por el sector.

Por cuadrículas

Este año, los trabajos se extenderán durante un par de semanas. Durante ese tiempo, los buceadores se dedicarán a «palmear o fondo para retirar as postas». Para organizar esa tarea, se ha dividido el territorio en cuadrículas, que facilitan una labor más eficaz, según explica el biólogo de la cofradía meca, Suso Otero. Insiste este técnico en la importancia de llevar a cabo este tipo de tareas para intentar mantener bajo control una especie «que devora grandes cantidades de ameixa, pero tamén doutras moitas especies invasoras», y cuya acción puede ocasionar grandes pérdidas al sector del marisqueo arousano.

Algunos intentos frustrados de venta en la lonja meca

En las últimas semanas, en la lonja de O Grove se han vendido pequeños lotes de canaílla. Esta especie puede ser extraída como acompañante por el sector del marisqueo, tanto por el de a pie como por el de a flote. Las cantidades que se han vendido son «mínimas», pedidos realizados por algunos clientes de forma muy puntual. Porque, aunque hay zonas en las que el producto se consume con fruición, los canales de distribución hacia esos lugares no se han conseguido abrir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La cofradía de O Grove vuelve a declarar la guerra a la canaílla que devora almejas