O Grove reactiva su mercado, pero lo extiende por Beiramar por seguridad

Los puestos se colocarán en línea recta y se recomienda el uso de guantes


o grove / la voz

El mercadillo de los viernes vuelve a O Grove. Los puestos de venta ambulante de todo tipo de productos podrán volver a instalarse en las calles mecas, pero siguiendo las pautas consensuadas por el gobierno local y una representación de los vendedores. La primera atañe a la ubicación del mercado. «Ante a imposibilidade de garantir as medidas de seguridade e distancia social no actual espazo da praza do Corgo, o mercado desenvolverase durante as vindeiras semanas no paseo de Beiramar, no lugar que viña sendo habitual nas Festas do Carme e durante a Festa do Marisco», explican desde el Concello meco.

Para que todos los puestos tengan su lugar, deberán desparramarse por buena parte del paseo. Pero esa medida no será suficiente. «Os distintos postos cederán dous metros para garantir o distanciamento entre eles». Además, y siguiendo las directrices de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), deberán colocarse en línea recta, evitando siempre «a creación de corredores estreitos que poidan supoñer aglomeracións de persoas».

El Concello de O Grove ha pedido la colaboración de los vendedores para que informen de forma constante a sus clientes de la necesidad de cumplir con las normas de prevención del covid-19, tanto en lo que respecta al uso de mascarillas, como al mantenimiento de la distancia social. Para que esta última pueda ser respetada, el Concello invita a los vecinos a acudir al mercadillo, pero a intentar hacerlo de forma gradual y escalonada. A los compradores también les pide ayuda el consistorio grovense, a fin de conseguir que la feria sea un entorno seguro. En ese sentido, pide «que se evite manipular excesivamente os produtos, polo que incluso recomenda o emprego de luvas».

Cambados exporta su modelo

El Concello de Cambados fue pionero en la reactivación de los mercadillos en la comarca de O Salnés. Su ejemplo, aseguraba ayer el concejal Xurxo Charlín (Somos) ha sido seguido por otros municipios de la provincia, como es el caso de Redondela, que han acudido hasta la capital del Albariño para ver cómo funciona la feria cambadesa. Esta se ha desplazado hacia la Rúa Nova, en un entorno perimetrado con cinco puntos de acceso en los que hay vigilantes de seguridad. Estos ofrecen mascarillas a quienes no la llevan -suelen repartir unas 500-, y gel para que se limpien las manos. En el interior del recinto hay agentes de la policía local para comprobar que se cumplen las normas de prevención del covid-19.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

O Grove reactiva su mercado, pero lo extiende por Beiramar por seguridad