Flores, condolencias virtuales y escasas incidencias en los tanatorios de la comarca

Bea Costa
bea costa VILAGARCÍA / LA VOZ

O GROVE

MARTINA MISER

La queja de una funeraria movilizó a la policía de O Grove

29 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

En Galicia se está lejos de vivir escenas dramáticas como las que están viendo en Madrid, pero no por ello deja de haber preocupación en el sector de las funerarias. Eduardo Martínez, de Pompas Fúnebres de Arosa, habla incluso de miedo entre su personal. «Lo que más preocupa no es la recogida de los difuntos sino el contacto con las familias, por el riesgo de propagación del virus», comenta.

La Xunta acaba de endurecer las normas, de manera que no se permiten velatorios con más de veinte personas ni que haya más de ocho en la misma sala, las cuales tienen que mantenerse a dos metros de distancia. Para Martínez no es suficiente y, de hecho, es de los que defienden que los velatorios deberían prohibirse, tal y como se hizo ya en Madrid, La Rioja o Valencia.

De lo contrario, opina, seguirá habiendo riesgo de contagio porque no todo el mundo respeta las normas, hasta el punto de que esta funeraria tuvo que requerir la presencia de la policía local para dispersar a un grupo de personas en el tanatorio de O Grove. «Hay gente maravillosa, pero también hay gente muy poco comprensiva, que no entiende que este no es un problema solo de ellos, yo no puedo jugarme la salud de mis empleados».