San Vicente reivindica sus tesoros

Dos vecinas de esta parroquia impulsan una ruta para poner en valor puntos como Adro Vello y para llamar la atención de los políticos sobre ese patrimonio olvidado


o grove / la voz

Fue leyendo a Avelino Ochoa y su Vento da Travesía como Rosa María Blanco y Susana Crespo, vecinas de San Vicente de O Grove, tuvieron la inspiración. Viven en una parroquia, dicen, llena de encantos y tesoros. Los encantos corren por cuenta de una naturaleza que ha sembrado el territorio de hermosas playas y caminos verdes. Los tesoros, en este caso, son legado de los que habitaron antes estas tierras. Desde el maltrecho Adro Vello, hasta el olvidado Castriño, pasando por la iglesia «construida al revés», o casas llenas de la historia local. Poner todo eso en valor fue lo que dio pie a Adro Vello Andainas, el proyecto empresarial que ambas mujeres han puesto en marcha con la intención de poner en valor la riqueza de San Vicente.

¿Cómo? Pues mediante rutas guiadas y explicadas que permitan a los turistas -y también a los de casa- conocer el valor que se esconde en muchos rincones de la parroquia. «Los artículos de Ochoa están removiendo muchas conciencias, haciendo que nos demos cuenta del valor de lo que nos rodea y, también, que seamos conscientes del estado en el que se encuentran yacimientos como Adro Vello. Es una vergüenza como está. También por eso nace esta iniciativa. Tenemos que ponernos en marcha, mostrar cómo está y hacer así que a quien le toque, se ponga manos a la obra» y subsane el histórico languidecer del patrimonio local.

El sábado por la tarde saldrá la primera ruta guiada. En esta ocasión, dirigida a un público muy especial: a los políticos que integran la corporación municipal, a los colectivos sociales, a las asociaciones de padres y a todas las entidades que articulan la vida en O Grove. El punto de partida ha sido fijado en el Quinteiro de Temperán, otra iniciativa nacida para diversificar la oferta turística de esta península arousana partiendo de la riqueza patrimonial y etnográfica de un municipio que tiene mar y agro. Desde la puerta de ese curioso establecimiento, que bien vale una visita, se deleitará el grupo con las vistas de Sálvora. Luego, iniciarán una marcha -de entre hora y media y dos horas- que continuará hacia O Castriño, O Carreiro, Adro Vello para, luego, recorrer un camino entre playas y verde hasta volver a la iglesia parroquial, y de allí, a la Casa da Fonte, una vivienda en la que se fraguaron muchas historias y leyendas «de las que también nos está hablando Ochoa en sus escritos». La última parada volverá a ser O Quinteiro de Temperán, donde, entre sabrosos bocados de merienda, los caminantes intercambiarán ideas e impresiones.

El proyecto de Rosa María Blanco y de Susana Crespo tiene un cariz empresarial ineludible. Pero tiene también un aquel de movilización social, una esperanza de dinamización de la parroquia, de recuperación de su historia y de su puesta en valor. Aspectos, todos, que hacen que merezca la pena seguirle la pista a las Andainas.

«A sociedade civil vai por diante»

El BNG ha sido, históricamente, un grupo empeñado en la recuperación de Adro Vello. Pero sus esfuerzos no han valido, hasta ahora, de gran cosa. Su portavoz, Heladio Outeiro, reclama la musealización de los restos ya al descubierto y que continúen las excavaciones. Pero es complejo: el yacimiento está en terrenos de Costas, cruzado por una carretera de la Diputación y depende de Patrimonio. «Non é fácil», dice Outeiro, y se felicita de que la sociedad civil, «que vai por diante da política», quiera poner el foco sobre este patrimonio olvidado.

«O primeiro é saber que queremos facer»

Desde Esquerda Unida, José Antonio Otero reconoce, también, que la situación de Adro Vello no es la merecida por el bautizado por algunos arqueólogos como «buque insignia de la arqueología gallega». «Dende o Concello pouco se pode facer», dice, aunque sí hay medidas que se pueden adoptar. «O primeiro é saber que queremos facer aí. Seguir escavando? Consolidar o que xa hai?». «Todos queremos que se recupere ese patrimonio, pero é moi complexo, e entre unhas cousas e outras estase estragando todo o que hai aí».

«El PXOM no prevé nada para esa zona»

La portavoz del PP de O Grove, Beatriz Castro, tiene previsto participar en la andaina del sábado. Le parece un proyecto interesante, y lo sería más si Adro Vello no estuviese sumido en el abandono en el que se encuentra. Aunque el Concello tiene unas competencias muy limitadas en esa zona, mantenerla limpia y aseada es algo que sí podría hacer y no se hace, explica. También lamenta que en el PXOM no se haya previsto un vial alternativo a la carretera de la Diputación Provincial que sería preciso desviar para poder seguir excavando.

«Nos han dado un toque de atención»

Reconoce Cacabelos, el alcalde, que el estado de Adro Vello es calamitoso. Como otros vecinos de la localidad, ha leído atentamente las columnas de Avelino Ochoa sobre esta cuestión. «Nos ha dado un toque de atención y yo lo he tomado en consideración y recojo el guante». Cacabelos asegura que se reunirá con diversos colectivos para escuchar sus ideas sobre qué se puede o qué se debe hacer en ese punto del municipio. Aunque todo ello va a depender también de otras administraciones, asume que «todos somos culpables de esta situación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

San Vicente reivindica sus tesoros