El lunes arrancará el largamente esperado juicio por malversación al excontable de la cofradía meca

El fiscal pide 6 años de prisión para el exgestor económico y cerca de 600.000 euros de indemnización


vilagarcía / la voz

Nueve años han tenido que aguardar las directivas y los socios de la Cofradía de Pescadores San Martiño de O Grove para ver sentado en el banquillo de un juzgado a Fabricio Fernández. A partir del lunes, y hasta el próximo viernes, día 22, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra verá desfilar a los más de 30 testigos que las diferentes partes han llamado a declarar para dirimir si el que había sido contable de la entidad meca entre los años 2003 y 2010 es culpable, entre otros delitos, de malversación de caudales públicos. Con el fiscal del caso solicitando para el acusado 6 años y 1 día de prisión con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufracio pasivo, 15 años de inhabilitación absoluta, y cerca de 600.000 euros de indemnización a la Cofradía de Pescadores San Martiño de O Grove, además de 14.000 a la compañía de seguros Allianz. Con las entidades Banco Santander S.A. y Caixabank S.A. respondiendo en concepto de responsables civiles subsidiarias de considerar finalmente la Sección Segunda del órgano provincial probados los hechos y los modos delictivos imputados a Fabricio Fernández.

Dos años y medio hace de la solicitud de apertura de juicio oral por parte del fiscal en su escrito de acusación. Demasiado a entender de los responsables de la cofradía damnificada, que durante el presente año solicitaron hasta en dos ocasiones el desatasco del caso en la Audiencia Provincial. No en vano, en O Grove aguardan un fallo a favor que permita compensar el grave agujero financiero de más de medio millón de euros que la actuación de Fabricio Fernández habría causado con su presunto proceder entre los meses de febrero de los años 2009 y 2010, hasta el punto de haber puesto en una delicada situación económica y de falta de liquidez al colectivo marinero, según advirtieron en su día desde el mismo. La acusación particular, a cargo de la Cofradía, atribuye a su excontable además sendos delitos de apropiación indebida y falsificación, solicitando hasta 13 años de prisión para Fabricio Fernández.

El escrito de acusación de la fiscalía atribuye a este último la retirada sucesiva de importantes sumas de dinero de la cofradía en las cuentas de dos entidades bancarias, bien mediante transferencias, bien por ventanilla. Una actuación que careció de la firma mancomunada del entonces patrón mayor de San Martiño, Francisco Iglesias, tal y como era obligado desde el acuerdo de la Junta General Extraordinaria de la cofradía grovense del 29 de junio del 2007. Circunstancia esta última de la que, reseña el fiscal en su solicitud de apertura de juicio oral de abril del 2017, eran conocedoras las dos entidades bancarias de las cuentas operadas, de ahí su petición de pedir para ambas la condición de responsables civiles subsidiarias.

A Fabricio Fernández se le atribuye desde el ministerio fiscal el agravante de abuso de confianza, y los atenuantes de confesión del hecho, y también de alteración psíquica por ludopatía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El lunes arrancará el largamente esperado juicio por malversación al excontable de la cofradía meca