Los deslumbrantes centollos de O Grove

La celebración gastronómica entra en su recta final con la entrega de las insignias de oro a vecinos destacados


o grove / la voz

En O Grove, el verano como concepto turístico no se acaba hasta que finaliza la Festa do Marisco. Pero la gran celebración gastronómica ha entrado en su recta final, y con él lo ha hecho la temporada. Pero antes, toca un fin de semana que se prevé de lleno, de abarrote absoluto. Aún queda marisco por servir, marisco por probar. Aún quedan concursos por ganar -hoy se celebra el de los platos de mejillón de Amegrove; hoy también se entregan los premios del Simposio de Escultura-. Aún quedan conciertos con los que disfrutar y brindis que hacer. Por quedar, queda aún una queimada por degustar, a las once y media de la noche en O Corgo.

Así que no se despidan aún de una fiesta que, desde el pasado día 3, ha llenado a O Grove de esa efervescencia que caracteriza el octubre meco. Si no lo han hecho ya, aprovechen el fin de semana para visitar un recinto festivo en el que podrán conocer la creatividad de los Grovemakers, o el arte con conchas de Montse Betanzos. Además, claro, de degustar los mejores productos del mar gallego a unos precios más que razonables.

Como cada año, la fiesta ha respetado en esta edición sus citas ineludibles. La de ayer era una de ellas. Y es que a las ocho de la tarde, en la carpa institucional, se celebró uno de los actos más emotivos de todo el programa: la entrega de las Centolas de Ouro. El símbolo que O Grove entrega a aquellos que le han hecho algún bien luce desde anoche en las solapas de los integrantes de los Beyer Boy’s, en la de Alicia Besada, en el historial del Club Breogán, en la chaqueta de Miguel de la Cierva. Todos ellos han hecho méritos más que suficientes para que la localidad les haya rendido ese particular homenaje que tiene la forma del símbolo de la fiesta: el centollo, un producto que, cosa de las vedas y la protección de los recursos, no puede estar en el menú de las carpas de degustación.

Los Beyer Boy’s llevaron el nombre de O Grove hasta donde llegaron sus canciones. Miguel de la Cierva ha colocado a esta localidad en el circuito musical, convirtiendo El Náutico de San Vicente en un templo en el que se ofician los mejores conciertos del verano. Alicia Besada regentó durante años una librería histórica en la localidad. Y el club Breogán trabaja por dinamizar la vida deportiva, cultural y social del pueblo. Todos merecen la centola de ouro que, desde ayer, ya es suya. El año que viene habrá nuevos galardonados. Y, seguramente, a ellos también les sobren los méritos.

Iván Ferreiro, el colofón perfecto para el ciclo musical

El Marisco se ha acompañado este año de un suculento menú musical. Este toca a su fin hoy mismo, con un concierto que subirá al escenario a Os Amigos dos Músicos, Ivan Ferreiro y Marem Ladson. El concierto, que promete lleno absoluto, será en la carpa habilitada para tal fin, por la que ya han pasado propuestas de la dimensión de Imelda May o Los secretos. foto m. miser

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los deslumbrantes centollos de O Grove