Cruzar la ría por el daño cerebral

Cuarenta nadadores recorrerán el día 27 los 13 kilómetros entre O Grove y Ribeira para romper barreras


Ribeira / LA VOZ

El viento rugió, el mar vibró, pero nada pudo evitar que los 18 nadadores que se lanzaron al agua en la playa Cofín, en O Grove, llegasen al arenal de Coroso en el término ribeirense. No era una prueba más, ni una travesía de aguas abiertas normal, estaban peleando contra la marea por Manolo Martínez, O Nacho, por las personas que esperaban en Ribeira y por toda la gente que ha sufrido daño cerebral adquirido.

Eso ocurrió en el año 2017, en la celebración de la segunda edición del Arousaman, travesía que busca concienciar y visibilizar a los afectados por ese daño cerebral adquirido. Todo nació hace cuatro años, como homenaje y muestra de apoyo a Manolo O Nacho. «Fue en junio del 2015, cuando mi hermano salió del hospital. Uno de los niños le preguntó cuándo se iba a nadar el Arousaman. Les contestó que cuando yo quisiera, y en ese momento nos pusimos a trabajar». El que habla es Juan Manuel Martínez, presidente de la entidad que busca mostrar que la «adversidad puede convertirse en algo positivo. Queremos utilizar el deporte como una metáfora de una vida con daño cerebral, que es algo completamente desconocido en esta sociedad».

Este camino para abrir mentes consiste en una travesía de 13 kilómetros, siete millas náuticas. «El primer año fueron siete nadadores, el segundo, 18 y este ya seremos 40», afirma Martínez. A O Grove llegará gente de todos los lugares de España y también de Reino Unido, Italia, Argentina, Cuba y Portugal: «El que lo hace se convierte en embajador»

La difusión

De carácter solidario, la organización del Arousaman prepara los últimos detalles de la tercera edición, que se celebrará el día 27. Con salida prevista para las 9.00 horas desde O Grove, los nadadores se dividirán en tres grupos. La hora estimada de llegada es a las 14.00 horas, delante de la caseta de los socorristas de la playa de Coroso.

Para amenizar la espera, se organizarán juegos para niños y un puesto en el que todos los interesados podrán recibir información el daño cerebral adquirido. «Tenderemos un locutor que irá contando cómo va la travesía y celebraremos una fiesta con entrega de trofeos. Quien lo considere, podrá hacer donaciones». Todo lo que se recaude irá a parar a la asociación Sarela, que trabaja con familias afectadas con esta enfermedad del área de Santiago de Compostela.

«Abarcan un ámbito inmenso y solamente tienen unos 600 asociados. El ictus es la primera causa de muerte femenina, por delante de los accidentes de tráfico», afirma un Martínez que defiende la importancia de que los entresijos de esta enfermedad comiencen a salir a la luz: «Afecta a mujeres, hombres y niños. Nosotros ponemos nombres y apellidos, porque hace falta alguien que empiece a mover las cosas».

Comienzan a lograrlo, con un número de participantes que no deja de crecer en cada convocatoria. El Arousaman se ha convertido en el embajador perfecto de una reivindicación que ha llegado a Galicia para quedarse muchos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cruzar la ría por el daño cerebral