La Mancomunidade do Salnés vive la crisis más grave de su historia

El PSOE no volverá a participar en los actos de la entidad mientras Durán sea presidente


vilagarcía / la voz

El mismo día que la Mancomunidade do Salnés aprobaba su presupuesto más ambicioso (4,3 millones de euros) se consumaba el golpe más duro a la unidad de la entidad a lo largo de sus treinta años de historia. El PSOE, que cuenta con nueve de los veintisiete miembros en la junta gestora, no acudió al pleno celebrado el jueves por la noche en Cambados. Y no lo volverá a hacer mientras el vilanovés Gonzalo Durán siga ejerciendo de presidente en funciones, o lo que es lo mismo, hasta que se agote el mandato. Los socialistas ponen como condición para volver a sentarse en los órganos ejecutivos de la mancomunidad que el PP lo sustituya, pero eso no va a ocurrir, de modo que habrá que esperar al verano del 2019 -las elecciones municipales son en mayo y de ellas emana la configuración de la mancomunidad- para que los representantes socialistas vuelvan a votar en el pleno.

Justifican su postura en que Durán es un machista, y se remiten a sus controvertidas declaraciones en las que se refería a la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, como «chacha para todo de Caballero». A los socialistas les hubiera gustado que el vilanovés se disculpase por estas palabras, pero lejos de hacerlo, se ratificó en ellas, de modo que han optado por llevar a término sus amenazas, con todas sus consecuencias. «Quero advertir ao PP que está poñendo en risco a mancomunidade», señaló el alcalde de O Grove, José Antonio Cacabelos, quien apeló a Núñez Feijoo para que tome cartas en el asunto.

Servicios sí, proyectos no

Los socialistas dicen que una persona con el talante de Durán no es la idónea para representar a los vecinos de O Salnés, lo acusan de crispar la convivencia política y de ser el principal responsable de que se quebrara la unidad de acción que siempre caracterizó a la mancomunidad.

En todo caso, que los alcaldes del PSOE no vuelvan a reunirse con el presidente, no implica que sus concellos dejen de recibir los servicios mancomunados de los que ya disfrutan, caso del abastecimiento de agua, el parque de maquinaria, los planes de empleo o las acciones de promoción turística.

La mancomunidad cuenta con una operatividad logística y administrativa que, en opinión de los socialistas, garantiza el perfecto funcionamiento de los servicios. Lo que ocurra con los proyectos que a partir de ahora se quieran poner en marcha es una incógnita. «Entra en pausa calquera proxecto e hai un grave perigo para moitas tarefas pendentes», señalaba el alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela.

Junto a él, comparecieron este viernes en rueda de prensa sus homólogos de O Grove, A Illa y Cambados, a mayores de dos concejalas de O Grove y Vilanova. En el caso de la cambadesa Fátima Abal, no forma parte de la mancomunidad porque delegó la representación de la alcaldía en Víctor Caamaño (BNG), pero quiso dejar patente que el PSOE cambadés tampoco se siente representado por Durán, y así se lo ha hecho saber al propio presidente vía correo electrónico. «É o colmo que unha persoa que fai insultos machistas queira converterse en adalid da igualdade», indicó en alusión a la controversia creada esta semana por la desconvocatoria de la mesa contra la violencia de género.

Durán no se pronunció hoy sobre esta crisis en señal de duelo por la muerte del edil del PP José Luis Novo, pero en el pleno del jueves ya expresó su decepción por que el PSOE haya decidido quedarse al margen de la toma de decisiones de la mancomunidad. Para bien y para mal, argumenta, las posiciones políticas deben defenderse en este foro.

Dos posturas encontradas e inamovibles sobre el modelo de transporte comarcal

El detonante de la crisis fue el «chacha para todo», pero, anteriormente, ya había surgido otra brecha importante en relación al modelo de transporte que se quiere implantar en la comarca. La decisión de Vilagarcía de explorar la vía de un área metropolitana levantó ampollas en las filas del PP de O Salnés, que vieron este movimiento como una deslealtad ante el acuerdo adoptado anteriormente, y por unanimidad, para afrontar estas gestiones en el seno de la mancomunidad y siguiendo un modelo de autogestión del servicio.

El asunto suscitó una agria polémica entre Gonzalo Durán y Alberto Varela hace tres meses y sigue planeando en el discurso político. Tanto, que el jueves la mancomunidad reiteró su apuesta por el modelo de transporte comarcal mediante la aprobación de una moción del PP que rechaza, literalmente, el área metropolitana. El acuerdo salió adelante con los votos del PP -con la excepción del de la concejala de Vilagarcía, que votó en contra- y de los independientes de Ribadumia y Meaño. Los independientes de Sanxenxo, el BNG y Somos se abstuvieron.

Este viernes, los alcaldes del PSOE reiteraron su apoyo al modelo que propugna Vilagarcía porque consideran que es el único viable a la hora de conseguir un servicio de calidad y operativo y que debe ser la Xunta a través de su Plan de Transporte, y no los concellos, la que asuma esta competencia. Y Albergo Varela lanzó una advertencia: «Non poden organizar o transporte comarcal sen contar con Vilagarcía, Cambados, O Grove e A Illa, somos máis do 50 % da poboación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Mancomunidade do Salnés vive la crisis más grave de su historia