«El reparto de fardos de café fue una broma dentro de un contexto»

El cafetero arousano Marcos Ramos explica que su acción no tenía como protagonista al exalcalde, sino al libro que fue secuestrado


VILAGARCÍa / LA VOZ

No es que en este caso cualquier parecido con la realidad sea producto del azar, pero las cosas se han ido un tanto de límite con respecto al reparto de fardos de Tu Café que Marcos Ramos acometió en marzo en pleno centro de Pontevedra. Esto es, a grandes rasgos, lo que opina el cafetero vilagarciano, al que el exalcalde de O Grove, José Alfredo Bea Gondar, acaba de demandar por considerar que aquella acción publicitaria vulneró su honor. «Fue una broma -explica Ramos- en un contexto de actualidad marcado por el secuestro del libro Fariña, de Nacho Carretero; lo que hicimos no se debía a la figura de Bea Gondar, sino a la paralización del libro».

Hace años, el exregidor meco fue condenado por narcotráfico por la Audiencia Nacional y absuelto posteriormente por el Tribunal Supremo. Gondar consiguió que un juzgado de Collado Villalba frenase la distribución de Fariña, por considerar que los párrafos que Carretero le dedicaba atentaban también contra su honor. El secuestro editorial fue levantado por la Audiencia Provincial de Madrid, pero en el momento en el que Ramos ejecutó su acción publicitaria -la distribución gratuita de paquetes de café- ese paso aún no se había dado. «Fue, de alguna forma, un acto para mostrar nuestra protesta y a favor de la libertad de expresión, pero que conste que lo que pretendíamos no era imitar fardos de cocaína, sino la portada del libro». Por lo demás, concluye el cafetero, «intención de ofender, ninguna».

El exregidor de O Grove reclama 50.000 euros por vulnerar su honor

 

 

La demanda que José Alfredo Bea Gondar dirige contra Marcos Ramos se origina en un comentario jocoso que el cafetero realizó al hilo del reparto de fardos que llevó a cabo en Pontevedra. La broma se refería a los problemas que el exalcalde de O Grove había tenido con la Justicia. Gondar invoca la protección del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, y acusa a Ramos de haberla vulnerado con sus palabras, difundidas a través de un medio digital.

Como indemnización, el exregidor conservador requiere del cafetero vilagarciano el pago de cincuenta mil euros. El Juzgado de Instrucción y Primera Instancia número 6 de la localidad madrileña de Collado Villalba ha dado trámite a la causa, ante la que Marcos Ramos tendrá que responder en los próximos días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«El reparto de fardos de café fue una broma dentro de un contexto»