O Grove no olvida el ataque machista

El instituto Monte da Vila guardó un minuto de silencio por el suceso del miércoles


O Grove / la voz

Han pasado seis días del caso de violencia machista que casi le cuesta la vida a una mujer en O Grove. Eva A. F. ha salido de peligro y se recupera de las secuelas físicas y psicológicas, pero en la localidad no están dispuestos a olvidar. El viernes se celebró una concentración a las puertas del Concello para pedir a los poderes públicos que tomen medidas contra esta lacra social. Ayer quienes se manifestaron, pancarta en mano, fueron los alumnos y profesores del instituto Monte da Vila, que se concentraron en el patio y guardaron un minuto de silencio para poner de manifiesto su repulsa hacia este tipo de actos.

El agresor sigue en la uci

Mientras, el agresor José A.P.F. seguía ayer ingresado en la uci del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, custodiado por la Guardia Civil. El individuo resultó gravemente herido tras haber intentado suicidarse pegándose dos tiros en la cabeza. Fue su reacción tras haber disparado a su expareja y acorralarla en el piso en el que vive, en la calle Castelao, dando lugar a unas dramáticas escenas, como nunca se habían vivido en el pueblo.

Eva aún tardará en asimilar lo que le ha tocado vivir. Dos balas atravesaron su cuerpo y, sorprendentemente, el viernes ya recibía el alta médica del Hospital de Montecelo.

Desde el Centro de Información á Muller (CIM) y el Concello de O Grove se han puesto a su disposición para ayudarla en todo lo que precise a partir de ahora. El agresor tenía una orden alejamiento, pero, como ocurre tantas veces, esta medida no fue suficiente para protegerla. La secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, reconocía el sábado que algo falló en este caso. El clamor social es que no vuelva a ocurrir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

O Grove no olvida el ataque machista