Una oleada de sanciones a rañeiros de Carril eleva la confusión en Os Lombos

Varios mariscadores reciben multas por no pasar el control en batea el 7 de noviembre


vilagarcía / la voz

La cuenta atrás para la inauguración de un nuevo modelo de gestión del libre marisqueo ya ha empezado. Queda menos de un mes para que cambie, para siempre, la forma de organizar el trabajo en las zonas comunes de la ría. A espera de que se haga firme la decisión de la Xunta de dejar en manos de Rañeir@s Ría de Arousa la gestión de buena parte de las áreas de producción implicadas, el sector arousano ha quedado fracturado. El divorcio entre la cofradía de Carril y el conjunto de pósitos aglutinados en la asociación de rañeiros presidida por el patrón mayor de Rianxo es más que evidente. Y sigue aumentando, alimentado en esta ocasión por las notificaciones que varios rañeiros de Carril han recibido en los últimos días, en las que desde Mar se les informa de que se ha abierto contra ellos un expediente sancionador por no haber pasado el control en la batea de Os Lombos tras faenar en dicho banco.

Los expedientes se corresponden con unos hechos ocurridos en la zona del río el 7 de noviembre. En aquel momento, los mariscadores carrilexos pasaban los controles en una lancha de la cofradía y no en la batea en la que, históricamente, se realizaba ese proceso. El patrón mayor de Carril explicó en su día por qué, este año, sus rañeiros no acudían a esa plataforma. Aseguró que no tenían obligación de hacerlo, ya que el control en la batea era un acuerdo adoptado por las cofradías al inicio de cada campaña, en un encuentro que este año no se celebró. Así que, el único punto de control establecido por la normativa, son las lonjas. Pero como ese traslado. Pero como llevar el marisco a tierra era muy poco operativo, se decidió enviar la lancha del pósito al mar para facilitar la tarea a los mariscadores de Carril.

Aquella decisión generó cierta crispación durante las primeras semanas de campaña. Así que, en la segunda quincena de noviembre se celebró una reunión, propiciada por la Xunta, en la que se acordó que el punto de control oficial se establecía en la batea. Desde entonces, aseguran los rañeiros carrilexos, ha sido allí donde han pasado los controles.

Quienes han recibido la notificación de la apertura de un expediente sancionador, aseguran no salir de su asombro. Los hechos por los que han sido denunciados, dicen, son anteriores a la existencia de un consenso sobre la realización de los controles en la batea.

Alegaciones

Por eso, no entienden la razón por la que la Xunta da trámite a las actas de denuncia formuladas por guardapescas de las cofradías implicadas, año tras año, en la vigilancia de toda la zona de Os Lombos. De entrada, y dado que hay un plazo de tiempo para presentar alegaciones a estos expedientes, los rañeiros afectados han decidido entregar los escritos que han recibido en la cofradía y comunicarle la situación al patrón mayor. A partir de ahí decidirán lo que hacer. Lo que está claro es que la paz y la unidad de acción cada día parece estar más lejos del banco marisquero de Os Lombos do Ulla.

La Xunta convoca a Rañeir@s Ría de Arousa para abordar el plan específico

La Directora Xeral de Desenvolvemento Pesqueiro ha convocado para esta mañana a los representantes de la Asociación Rañeir@s Ría de Arousa. Con ellos quiere abordar «o libre marisqueo en 2019, a xestión do plan específico nas zonas de Bohído, Cabío e Lombos do Ulla», así como las «normas para as zonas de libre marisqueo da ría de Arousa no 2019». Los patrones mayores acuden al encuentro con la esperanza de que en el mismo se resuelvan algunas dudas, como qué va a pasar con las «outras zonas» de libre marisqueo que se trabajan y que, al menos inicialmente, no figuran en la propuesta de resolución firmada por los técnicos de la Xunta. Quedan muchas dudas por despejar, y hoy es el momento de hacerlo. Porque el reloj sigue avanzando y el tiempo hace falta.

Denuncias por colgar salabardos con marisco en O Grove

En O Grove, mientras tanto, algunos marineros están recibiendo también actas de infracción por tener salabardos con marisco colgados de sus barcos, pese a que esos recipientes estarían, según dicen los afectados, perfectamente identificados. Los expedientes se remontan al pasado 7 de noviembre. El patrón mayor meco, Toño Otero, confirmó ayer la existencia de varios afectados. Explicó, también, que se presentarán alegaciones, «conforme ese marisco foi subhastado na lonxa», y mostró su confianza en conseguir una solución a este asunto; de ello está en conversaciones con la Consellería do Mar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una oleada de sanciones a rañeiros de Carril eleva la confusión en Os Lombos