El «Boramar», embarcación recién llegada del Mediterráneo que llevaba quince días funcionando

Catorce catamaranes zarpan a diario desde el puerto de O Grove para surcar las aguas del mar de Arousa con turistas a bordo

.

O Grove / La Voz

Los paseos en barco por la ría son uno de los grandes atractivos de O Grove. En la actualidad, en el muelle de pasajeros de esta localidad operan un total de seis navieras, que tienen catorce catamaranes que ofrecen viajes por la ría o incluso hasta las islas Ons y Sálvora. Cruceros Rías Baixas, la propietaria del «Boramar», es una de las empresas más antiguas. Comenzó en el año 81 a operar estos viajes, aunque el barco accidentado es la última incorporación a la flota de esta firma. Llegó hace solo unos días del Mediterráneo y fue botado durante la reciente celebración de la Festa do Carme, el pasado 16 de julio. Por eso ayer todavía resultaba más difícil explicar las causas de este accidente.

Miles de personas disfrutan todos los años con los paseos en catamarán que parten desde el puerto de O Grove. La ruta del mejillón, como se conoce al recorrido que hacen buena parte de estas embarcaciones porque transcurre entre bateas, es una de las más populares. En ella los turistas conocen de cerca las bateas, cómo se cultiva en ellas el mejillón y prueban este molusco. El paseo, de una hora de duración, incluye un recorrido por aguas de O Grove, Cambados y A Illa. En la actualidad, están autorizados para prestar este servicio catorce catamaranes y es Portos de Galicia el que, periódicamente, saca a concurso las licencias para operar estas rutas y usar los amarres de O Grove.

Ayuda en el rescate

Muchas de estas embarcaciones participaron ayer activamente en las tareas de salvamento. Ellas fueron de las primeras en ver el fuego y en hacerse al mar para tratar de sacar a los heridos del agua. A ellos, y a todos los demás que ayudaron en el rescate quiso agradecer la Cruceros Rías Baixas su colaboración. A última hora de la tarde, la empresa confirmaba en las redes sociales que una de sus embarcaciones había sido la protagonista del accidente. Daban cuenta también de que los pasajeros y la tripulación se encontraban a salvo y pedían disculpas por lo sucedido. «Agradecemos enormemente toda la ayuda prestada durante esta fatídica y desgraciada situación. Pedimos disculpas porque las líneas telefónicas han estado saturadas y no hemos podido atender a todas las llamadas», rezaba el comunicado. Tanto la tripulación como el propietario de la empresa estuvieron en todo momento en el muelle, colaborando con las fuerzas de seguridad y prestando ayuda a los heridos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El «Boramar», embarcación recién llegada del Mediterráneo que llevaba quince días funcionando