Portos de Galicia niega el permiso para la Festa do Apóstolo de Carril

El Carme de O Grove pagará 10.000 euros mientras Cambados no depositará aval alguno

.

VILAGARCÍa / la voz

Portos de Galicia se ha metido de cabeza en un campo minado y, de paso, se ha llevado a unas cuantas comisiones de fiestas con él. Los requisitos que el ente autonómico exige este año para la celebración de todo tipo de eventos sociales y culturales en espacios de su titularidad está generando problemas en unos setenta municipios ribereños. Vilagarcía, y en concreto Carril, es uno de ellos. Atención, porque la noticia es de las que se las trae: Portos acaba de denegar su autorización para que los carrilexos celebren su tradicional Festa do Apóstolo, patronal, para más señas. De acuerdo con la notificación que la Xunta ha cursado a sus organizadores, el motivo es la presentación de la solicitud fuera de plazo. Algo que en Carril sorprende sobremanera, porque el permiso fue pedido con más de un mes de anticipación cuando el verano pasado bastaron cuatro días. ¿El motivo? El reglamento que se está aplicando a rajatabla y requiere que los impulsores de los festejos se dirijan al gestor portuario gallego con una antelación de dos meses.

La negativa a conceder la autorización pone en peligro una conmemoración centenaria, que incluye lances tan característicos como la farsa, la danza de las espadas que los mariñeiros carrilexos bailan en honor a Santiago. Como la comisión no tiene permiso, Portos ni siquiera le ha exigido el aval que sí les reclama a los organizadores de San Fidel, sin ir más lejos. Y aunque fuentes del ente que preside el popular José Juan Durán afirmaron esta semana que son los concellos los que deben presentar las solicitudes y hacerse cargo de las garantías económicas, lo cierto es que los departamentos municipales de Intervención y Secretaría no tienen constancia de que algo así se haya hecho jamás.

El alcalde de la capital arousana, el socialista Alberto Varela, tratará de mediar la semana que viene ante Durán Hermida para suavizar el lazo que atenaza a varias de las celebraciones que atesoran una mayor tradición y se desarrollan en terrenos portuarios. Uno de sus nudos tiene que ver con ese aval, que se calcula a razón de 3 euros por metro cuadrado de ocupación pero tiene una cuantía mínima de tres mil euros. Salvo que el promotor del evento sea una institución pública, en cuyo caso el requerimiento desciende a un euro por metro. A todo ello hay que añadir las correspondientes tasas.

Así las cosas, la suma alcanza proporciones colosales en determinados lugares. La comisión de la Festa do Carme de O Grove, por ejemplo, tendrá que desembolsar cuatro mil euros de aval y seis mil de tasas. Y la cosa podría ser todavía peor, porque la intención inicial de Portos de Galicia era cobrar entre ocho mil y nueve mil euros solo en concepto de garantía económica.

Donde están curados de espantos es en el Concello de Cambados, que en la medida de lo posible ha trasladado su programa de actividades a otros lugares para evitar el cepillo del ente autonómico. No obstante, será inevitable que la Festa do Albariño o la Festa da Vieira toquen suelo portuario. El Ayuntamiento se amparará en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales para no pagar los avales. Portos pide once mil euros solo por el Albariño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Portos de Galicia niega el permiso para la Festa do Apóstolo de Carril