Artistas de la arena a pesar de la lluvia

Un chaparrón forzó el traslado del concurso de esculturas de A Lanzada, pero no impidió su celebración


o grove / la voz

Alumnos y profesores del instituto Monte da Vila de O Grove llevaban días pendientes de las previsiones meteorológicas. Y es que ayer tenían que celebrar su ya tradicional certamen de esculturas de arena, que todos los años reúne a más de ochocientos estudiantes de toda Galicia en la playa de A Lanzada con el objetivo de confeccionar con arena las maquetas en las que han trabajado. Y, aunque todo apuntaba a que la lluvia no debía hacer su aparición hasta última hora de la mañana, las previsiones no se cumplieron. El agua llegó a primera hora y empapó a los primeros grupos que llegaron. Por fortuna, algunos optaron por esperar a que escampara y, tras buscar una playa más abrigada, pudieron realizar sus trabajos. Piezas escultóricas que, en esta ocasión, estaban inspiradas en los cuentos infantiles.

Hasta el último momento estuvieron en el Monte da Vila pendientes del tiempo. Y hasta entonces las previsiones apuntaban a que no iba a llover. Así que cuando la lluvia hizo su aparición, pasadas las nueve y media de la mañana, el disgusto fue mayúsculo. A O Grove ya habían llegado los primeros autobuses cargados de estudiantes que iban a participar en el certamen. Estaban los del Santa Irene, del politécnico y del Rosais de Vigo, y los de A Xunqueira de Pontevedra. Y estaba previsto que, poco a poco, se fueran incorporando los alumnos de los institutos de A Illa, Vilalonga, Poio, A Estrada, Carballo, A Coruña y Chantada. En vista de que el chaparrón persistía, algunos optaron por dar vuelta. Otros fueron más optimistas y quisieron esperar.

Se improvisó entonces una visita al museo de A Salga, que incluyó un paseo por la zona de Moreiras. Y en vista de que el agua no volvía a caer, alumnos y profesores se pusieron manos a la obra. Cogieron sus palas y sus cubos y, alrededor del mediodía, empezaron a trabajar afanosamente en sus esculturas. La playa no era la de A Lanzada, sino la de As Pipas porque allí no soplaba tanto el viento, y es cierto que la calidad de la arena no es la misma. Pero, aún así, los participantes en esta actividad disfrutaron de lo lindo y consiguieron llenar este pequeño arenal de sirenas, cerditos, osos y hasta de los personajes de Bob Esponja. Durante cerca de dos horas trabajaron duro para rematar esas piezas que habían preparado en clase de plástica. A pesar de que el tiempo no acompañaba, los estudiantes no dudaron en quedarse en bañador, y los más atrevidos se metieron también en el agua. Seguro que para el año quieren repetir experiencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Artistas de la arena a pesar de la lluvia