El año en que las ballenas visitaron Arousa

Maruxa Alfonso Laya
m. alfonso O GROVE / LA VOZ

O GROVE

Desde el Cemma sostienen que el calentamiento de los océanos ha provocado la llegada de estos mamíferos

07 ene 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Los arousanos están acostumbrados a los delfines. A verlos a lo lejos mientras hacen piruetas cuando navegan o a que pasen por debajo de la embarcación mientras pescan. Lo que ya no es tan común en esta ría son las ballenas. Quizás por eso su llegada a finales de este verano causó auténtica sensación. En el Bottlenose Dolphin Research Institute (BDRI) de O Grove, el instituto que se dedica al estudio de la fauna marina, han hecho balance. Y en los meses que se han hecho a la mar a lo largo de este año han realizado 43 avistamientos de grandes ballenas. Ahora, explica su responsable Bruno Díaz, es necesario realizar estudios que ayuden a determinar si la presencia de estos animales en la ría fue algo anecdótico o volverá a repetirse. Una opinión que comparten desde la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma).

Explica Alfredo López, responsable del Cemma, que las ballenas realizan todos los años desplazamientos de norte a sur, buscando aguas cálidas. «O aumento da temperatura nos océanos fai que o ecuador se ensanche e que, se antes baixaban hasta o ecuador, agora xa non o necesitan», argumenta. En su opinión, lo interesante sería estudiar ahora «se isto so foi un fenómeno illado ou se se vai repetir», argumenta. El problema es que su entidad, como otras que se dedican a estas cuestiones, carece de los fondos necesarios para acometer estos estudios. «Poñer unha embarcación no mar é moi caro», insiste.

En el BDRI han comenzado ya a analizar los datos recogidos durante el pasado año. De todos los días que su embarcación salió al mar, consiguió avistar grandes ballenas en 43 ocasiones, se incluyen aquí desde la ballena azul a los rorcuales comunes, unos animales que, en tamaño, son similares a los primeros. «Hubo un pico en estos avistamientos que fue a finales de agosto, pero la pregunta que surge ahora es si estos animales están aquí en un período más concentrado de tiempo o en uno más largo», argumenta Díaz. Porque en invierno, su barco no sale al mar por las condiciones meteorológicas, «pero nos comentan que se siguen avistando rorcuales»,