El superacuario de las Rías Baixas

El Bottlenose Dolphin avista siete especies de cetáceos y una ballena con la misma enfermedad que padecía Michael Jackson


Pontevedra / La voz

La riqueza marina de las Rías Baixas es incomparable, pero no solo se limita a peces o mariscos. Y es que a estos habría que sumar los cetáceos, los mamíferos marinos que conviven o transitan en sus migraciones anuales por las aguas pontevedresas, hecho que las convierten en algo muy parecido a un superacuario natural.

Así lo certifican los científicos del Bottlenose Dolphin Research Institute que, en tres días, han avistado, «por lo menos, siete especies diferentes de cetáceos», reseñan desde esta asociación que tiene su sede en España en la localidad de O Grove. De este modo, si hace unos días se topaban en las proximidades de la isla de Ons con una ballena azul de unos veinticuatro metros de longitud, este domingo la sorpresa era por partida doble.

Por un lado, «un caso extremadamente raro», una ballena de aleta afectada de la enfermedad de vitíligo, la misma que, al parecer, padecía Michael Jackson. Esta dolencia se caracteriza porque la piel, en algunas zonas, va perdiendo pigmentación debido a que las células responsables de esta, los melanocitos, son atacadas por el sistema inmunológico: «Tenía claras muestras de sufrir este problema».

El instituto deja clara que si no es el primer avistamiento de estas características en todo el mundo, sí que es una de las primeras evidencias documentadas gráficamente de la afección de esta enfermedad a un ejemplar vivo y en libertad. «Por lo que sabemos, esta es la primera vez que es grabada y filmada una ballena de aleta con vitíligo en el mundo. Técnicamente, es una enfermedad rara e inusual, en la que parches de piel pierden su pigmento», explican los científicos.

En este sentido, destacaron que se trataba de un ejemplar, posiblemente joven, de dimensiones considerables -unos dieciocho metros de longitud-, pero muy delgado. Su avistamiento se produjo a unas ocho millas de las islas Cíes, en el Parque Nacional das Illas Atlánticas.

En esa misma jornada también se localizó una tortuga laúd -«la tortuga más grande del planeta»-. Si bien se trata de una especie que es «difícil de ver» en las Rías Baixas, sí es más común que quede atrapada en las redes de los barcos.

Las Rías Baixas albergan cientos de mamíferos marinos. El instituto calcula que estas aguas pueden dar cobijo a más de seiscientos delfines comunes, a otros noventa mulares comunes, tanto pelágicos como costeros, así como a unas sesenta marsopas. De igual modo, se han contabilizado medio centenar de ballenas piloto; «por lo menos» tres Minke, también conocidas como rorcual aliblanco o ballena enana; y dos de aleta; avistamientos a los que habría que sumar los de las ballenas azules y el de un ejemplar que no pudo ser identificado fehacientemente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El superacuario de las Rías Baixas