O Grove blinda la Festa do Marisco con vallas y más efectivos policiales

La Guardia Civil se encargará también de controlar los accesos a la localidad


o grove / la voz

«Imos tomar medidas porque non podemos ser alleos á realidade que vivimos». Así de claro lo tiene el alcalde de O Grove, José Cacabelos, que ayer presidió junto con la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Ana Ortiz, la junta local de seguridad de la localidad. Sobre la mesa había dos asuntos: el tradicional balance anual de la delincuencia y la seguridad en la Festa do Marisco. Sobre el primero, ambos dirigentes destacaron el descenso en las infracciones penales. Sobre el segundo, los dos estuvieron de acuerdo en que es preciso blindar el recinto de la fiesta. Habrá barreras en los accesos, pero también mayor presencia policial en el recinto y en las entradas.

«O turismo que ven á Festa do Marisco é moi tranquilo, pero o noso compromiso é o de ofrecer seguridade», añadió Cacabelos. La reunión celebrada ayer, en la que participaron también representantes de la Policía Local, del servicio de emergencias, de la Guardia Civil y de la Policía Autonómica, permitió estudiar en detalle el plano del recinto en el que se celebrarán los festejos. La primera medida que se tomará será la de vallar este espacio, como ya había anunciado el regidor. Se colocarán los típicos bloques de hormigón para limitar el acceso de vehículos. «Son uns bloques importantes que van impedir o acceso de vehículos ao recinto», añadió el regidor.

Pero, a mayores, Guardia Civil y Policía Local reforzarán su presencia en el espacio de la fiesta. «Entendemos que el dispositivo está muy bien coordinado por parte de las fuerzas de seguridad y la Guardia Civil está para prestar toda la colaboración posible», añadió Ortiz. Estos agentes serán los encargados de «instalar controis exhaustivos nas estradas do Grove», añadió el regidor, quien destacó también que el hecho de que la localidad sea una península facilita estos controles en las entradas y salidas. Ambos dirigentes destacaron la buena sintonía que existe entre las fuerzas de seguridad y destacaron que colaborar es la mejor forma de lograr «que O Grove sea un espazo seguro», insistió el regidor. Destacó que lo importante es que exista una «percepción de seguridade» entre todos los que acudan a la celebración e insistió en que las diferentes fuerzas de seguridad mantendrán una vigilancia intensiva de todo el espacio. «Estamos muy tranquilos porque entendemos que van a funcionar todas las medidas de seguridad», reiteró Ortiz.

El otro punto en el orden del día de la junta local de seguridad era el índice de delitos. También aquí se mostraron satisfechos tanto el regidor meco, como la subdelegada. Esta informó que las infracciones penales en la localidad habían caído un 22 % entre enero y julio de este año, en comparación con el mismo período del pasado año. Por el contrario aumentaron tanto el número de delitos resueltos como las infracciones administrativas. «Una prueba de la buena labor que están realizando las fuerzas del orden», explicó Ortiz. El regidor destacó que todas estas cifras avalan su teoría de que «O Grove é un pobo moi seguro». Ana Ortiz, por su parte, quiso dejar claro que este municipio, por ser una zona costera y turística, ocupa un lugar importante en las preocupaciones de seguridad de la comandancia de la Guardia Civil en Pontevedra.

«Podemos dicir que O Grove é un pobo seguro», argumenta el alcalde meco

Las infracciones penales en la localidad cayeron un 22 % en el primer semestre

Los pinchos se trasladan a la carpa institucional

La concejala de Turismo, Emma Torres, se reunió ayer con los hosteleros que se van a encargar de servir los pinchos de marisco, elaboraciones más preparadas que, hasta la pasada edición, se instalaban en la conocida como carpa Mahou. En esta ocasión, ese espacio será trasladado al recinto institucional con el fin de ahorrar costes. Seis establecimientos se han presentado para ocupar estos huecos, aunque Torres avisa de que todavía hay espacio para alguno más.

O Grove dispone de ocho casetas, a disposición de los restaurantes de la localidad. La idea es que estos aprovechen la Festa do Marisco para dar a conocer su cocina. Cada uno de los participantes tienen que servir dos pinchos diferentes, además de participar en una de las exhibiciones de cocina en vivo. Los interesados deben saber que todavía hay algunos huecos libres, pues solo seis establecimientos se han presentado a la convocatoria realizada por el Concello.

Hasta ahora, los restauradores contaban con un espacio en la conocida como carpa Mahou, donde también se organizaban las exhibiciones de cocina. Pero Torres ha decidido este año eliminar este espacio, para tratar de ahorrar costes. Así que todo el apartado de cocina se trasladará a la carpa institucional. Esta acogía tradicionalmente un pequeño auditorio, para acoger actos oficiales y actuaciones culturales, y una exposición. Será precisamente en el espacio expositivo donde se instale la zona de pinchos y el espacio para las exhibiciones de cocina.

Una grada al aire libre

No será este el único cambio que haya en el recinto de la fiesta. Los conciertos volverán a celebrarse bajo una carpa, para evitar las inclemencias meteorológicas. Pero se instalará en O Corgo una grada al aire libre, con el fin de que las exhibiciones de baile y las actuaciones de los grupos folclóricos puedan realizarse allí siempre, claro está, que las condiciones meteorológicas lo permitan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

O Grove blinda la Festa do Marisco con vallas y más efectivos policiales