Extraescolares con carga emocional

Las asociaciones de padres lanzan su oferta de actividades de ocio. Al inglés, los deportes y la robótica se suman proyectos que exploran sentimientos y valores

.

vilagarcía / la voz

Septiembre se ha ganado a pulso su fama de mes de ajetreo y de estrés para todos aquellos que tienen hijos. El curso ha arrancado, pero el tsunami de compras a realizar no ha hecho más que empezar. Con septiembre llega, además, el momento de organizar las largas tardes de invierno, y de elegir las actividades extraescolares a las que se apuntarán los rapaces. En el diseño de ese calendario, que en ocasiones exige un auténtico ejercicio de encaje de bolillos, juegan un papel fundamental las ofertas de ocio que realizan los clubes deportivos, un número creciente de empresas privadas y, por supuesto, las asociaciones de padres de alumnos.

Las Anpas llevan años capitaneando un movimiento orientado a ofrecer a los niños alternativas que les permitan llenar parte de sus horas libres con actividades que, de una forma u otra, contribuyan a su formación. Las clases de inglés de toda la vida se han transformado, en muchos casos, en lecciones de teatro o de deporte en las que se utiliza como lengua franca la de Shakespeare. Hace unos años, era tendencia enviar a los niños a clase de informática. Pero eso también parece haber cambiado a favor de la robótica, que de una u otra forma se cuela en la oferta de actividades escolares de muchos centros. Pero hay otros que han decidido explorar nuevos caminos. En O Piñeiriño, por ejemplo, se ofrece el proyecto «Educando Emociones», una novedosa actividad en la que el protagonismo recaerá sobre cuatro perros labradores. En el Anexo, por su parte, se brinda a los niños la posibilidad de aprender un nuevo idioma: el de signos. En el Rosalía de Castro (O Grove), proponen a sus alumnos gestionar el estrés a través del yoga.

«Creo que cada vez se busca más la calidad»

Carolina Buján es la coordinadora para la zona de O Salnés de Nenoos, una empresa que ha desarrollado un «método educativo integral» con el que ayudar a los niños a aprender de la mejor manera posible: jugando. Hoy inauguran su sede en Vilagarcía, donde impartirán talleres y actividades. Pero, además, se han puesto a disposición de las Anpas de la comarca para desplazarse también a los colegios. Ya han trabajado en centros de O Grove y Vilanova y la experiencia, sentencia Carolina, ha sido satisfactoria.

El juego es la base de las actividades que programa Nenoos. «Nuestro proyecto se asienta sobre tres ejes: cuerpo, mente y emociones». Estos marcan el desarrollo de cada sesión, en la que los rapaces participantes realizan una gran variedad de actividades. «Nosotros no damos clase, no tenemos a los niños sentados». Todo lo contrario. Los rapaces, a través de diversos juegos, mejoran su capacidad de oratoria, aprenden las técnicas del debate e incluso reciben algo de educación financiera, aprendiendo conceptos que acabarán teniendo que manejar en su vida: ahorro, hipoteca, préstamo... Todas estas actividades están dirigidas por profesionales del mundo de la educación y de la psicología que están convencidos de que, a la hora de planificar el ocio de sus hijos, los padres «cada vez buscan más la calidad».

Votación
1 votos
Comentarios

Extraescolares con carga emocional