Pintadas de todos los colores para estropear el paseo de Beiramar

El puente de A Toxa, recién renovado este verano, o las esculturas aparecen llenas de dibujos hechos con espray


o grove / la voz

Los actos vandálicos se están convirtiendo en un problema en O Grove. Pequeños destrozos y, sobre todo, pintadas de todos los colores se registran con más frecuencia de la deseada y le suponen un importante gasto extra a las arcas municipales. «Tenemos identificados a unos grupos de jóvenes y vamos a ser si somos capaces de pillar a estos gamberros», explica el alcalde del municipio, José Cacabelos. La última víctima ha sido el paseo de Beiramar. El parque infantil, los bancos, las esculturas y hasta el puente de A Toxa, que fue repintado este verano, han aparecido llenos de dibujos de todo tipo.

Un operario municipal se afana en limpiar, con una manguera y algún producto especial, la huella que los gamberros han dejado en una de las esculturas de Beiramar. Buena parte de las piezas que pueblan este concurrido paseo tienen su huella. Un ojo aquí, unas rayas allí y el daño está hecho. Hay pintadas en el parque infantil, en los bancos y hasta en los carteles de este entorno, dando una imagen de suciedad y abandono que no es la propia de un espacio tan transitado. La mayoría de ellas son recientes. Han aparecido hace unos días. «Son obra de una serie de gamberros que se amparan en la noche, sobre todo durante los fines de semana», explica el regidor meco.

En esta ocasión se han afanado bien en dejar su huella por todo este espacio. No se ha salvado casi ninguna de las esculturas que se pueden contemplar. Tampoco el parque infantil, ni los bancos de alrededor. Por pintar han pintado hasta el puente de A Toxa, que sufrió este verano una completa reforma para renovar su imagen.

De forma abstracta

Las pintadas pueblan ya el paseo de Beiramar. Empiezan en el puente que conduce a la isla turística y siguen hasta la zona de la estación de autobuses. Hay hasta un dibujo completo pintado en uno de los muros que se sitúa sobre el mar. Es el único que tiene forma de grafiti. El resto son una especie de firma, que se puede encontrar también en todo tipo de carteles y señales de tráfico. Otras son simples rayas de colores o borrones realizados con pintura negra que, directamente, afean el entorno.

Desde el Concello de O Grove reconocen que este tipo de actos se están convirtiendo en un problema. Han pasado de ser simples bromas a convertirse en «vandalismo y eso lo tenemos que parar», insiste el alcalde meco. La Policía ya tiene identificados a algunos de los autores de estas pintadas, pero no se ha conseguido pillarlos con las manos en la masa. Cacabelos sostiene que este tipo de actividades, además de afear la imagen del municipio, constituyen también un desembolso para las arcas municipales. Porque el Concello tiene «que gastar dinero y tiempo del personal municipal», añade el regidor, para eliminar las pintadas. Tarea que, por cierto, ya comenzó la semana pasada. Dejar Beiramar libre de estas feas pintadas es el objetivo y en ello están ya trabajando los operarios grovenses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pintadas de todos los colores para estropear el paseo de Beiramar