Catoira y Meis entran en el registro de localidades con restricciones máximas

Comerciantes y hosteleros de Pontecesures fueron sometidos este martes a un cribado


redacción / la voz

Vaya usted a saber por qué, porque ya estaba en una incidencia de alrededor de 600 casos por cien mil habitantes, pero Catoira no había entrado en el grupo de los municipios con las máximas restricciones en la reunión de la semana pasada. El lunes, sí. Ya rondando una incidencia de mil puntos no parecía que hubiera más coartada, salvo error u omisión. Y no la hubo. La localidad vikinga, como Meis, entran en la lista roja y verán a partir de este miércoles como su día a día cambia.

Dos son las novedades más grandes, en realidad, para ambos municipios. La primera, es que pasan a estar cerrados perimetralmente. Es decir, cualquier desplazamiento fuera de la localidad deberá ser justificado necesariamente. El otro punto es el que implica a la hostelería, que ve restringida su actividad a la que pueda desarrollar en las terrazas, puesto que está vetado servir en el interior de los bares.

Lo cierto es que la incidencia está desbocada en el Baixo Ulla. Catoira (1.019), Valga (1.850) y Pontecesures (2.588) tienen unos datos de casos por cien mil habitantes que son exagerados. Este martes, en la localidad cesureña se realizó un cribado para intentar detectar casos asintomáticos entre hosteleros y comerciantes.

En cuanto a O Salnés, y más allá de la introducción de Meis en la relación de concellos con restricciones máximas, no se han producido más novedades reseñables en las últimas horas que el crecimiento sostenido de Vilanova, que ya ha superado los 300 casos por cien mil habitantes en la incidencia a catorce días. Las buenas noticias llegan desde A Illa, donde todo parece regresar al control y en donde solamente se han detectado 24 casos en las dos últimas semanas.

La escalada de contagios se sigue traduciendo en una subida lenta pero sostenida de las personas que necesitan atención hospitalaria. Son ya 77 pacientes los ingresados en hospitales: 64 en planta de tres centros (52 en Montecelo, 3 en Quirónsalud Miguel Domínguez y 9 en el comarcal de O Salnés, en Vilagarcía) y 13 graves en las unidades de cuidados críticos de Montecelo. Superada la primera ola, nunca hubo tantos enfermos de covid-19 graves. El pico en el peor momento de la pandemia alcanzó los 21 pacientes en camas de uci. Fuentes médicas confirmaron a La Voz que desde este miércoles se aplazan operaciones en previsión de un repunte de ingresos y para disponer de más camas. En concreto, se suspende la actividad de dos quirófanos de cirugía no preferente. En estos momentos hay tres plantas del hospital para atender a pacientes covid-19.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Catoira y Meis entran en el registro de localidades con restricciones máximas