La «tienda» de ropa en la que el dinero no es un problema

El ropero solidario del Concello de Meis permite a los usuarios elegir lo que necesitan como en un comercio cualquiera


meis / la voz

«O recanto da escudeira» podría parecer una tienda de ropa de segunda mano más. Una tienda privilegiada -está situada en una esquina de un edificio noble del Concello de Meis- y bonita, en la que se trasiega con ropa que está en excelente estado de uso. Pero las apariencias engañan. «O recanto da escudeira» es un comercio que no es un comercio, sino un ropero creado por el Ayuntamiento para atender las necesidades de las familias de la localidad que están atravesando un bache.

María Sancho es la concejala a la que se le ocurrió poner en marcha este servicio. Fue hace ya unos meses, antes de Navidad, cuando detectó que las familias atendidas por los servicios sociales del Concello tenían en el frío un enemigo fenomenal. «Nalgúns casos non teñen calefacción nas casas. Noutros si a teñen, pero dadas as súas circunstancias non a encenden», explica. Así que decidió hacer una encuesta entre los usuarios sobre qué tipo de ropa precisaban y los resultados removieron las entrañas de los integrantes del grupo de gobierno. La ropa de cama y la ropa interior encabezaban la lista. «Rompeume a alma ver como había familias que pedían roupa interior para os pequenos, ou que houbera veciños que non tivesen para mercar unha manta», dice Sancho.

En marcha

Así que la maquinaria municipal se puso en marcha. El Concello acordó crear un ropero solidario. Pero querían despojarlo del olor a beneficencia. «Hai moitas familias con adolescentes e con nenos», a los que se les ha querido endulzar un poco el mal trago económico que vive su familia. Y así nació la ilusión de «O recanto da escudeira», que lleva ese nombre porque es «un recanto do edificio de Escudeiro», un inmueble de propiedad municipal.

En él, las familias son citadas de una en una para que puedan ver qué ropa hay y elegir aquellas piezas cedidas que mejor se ajusten a sus necesidades. Cuando se lanzó la primera llamada de ayuda, el Concello recibió una avalancha de prendas. «Colaborou moitísima xente de Meis, pero tamén doutras localidades da contorna», explica. Muchas de esas piezas llegaban con la etiqueta colgando: nunca habían sido estrenadas. Otra mucha era ropa usada. Hasta un hotel de Sanxenxo cedió piezas de cama, «roupa moi boa» que ha sido repartida. Todo ese cargamento solidario fue lavado, desinfectado y planchado en el albergue de A Armenteira. Concejales y trabajadores municipales se encargaron de realizar esa tarea y de disponer las piezas de ropa en los muebles que para tal fin había construido el carpintero del Concello. «Foi un traballo feito entre moitos», cuenta María Sancho.

Un trabajo que ha valido la pena, ya que ha hecho que este invierno sea menos frío para muchos vecinos de la localidad. Las más de quince familias atendidas por los servicios sociales -y otras que si bien ya han pasado el gran bache, siguen teniendo el dinero contado- han sido convocadas y han podido llevarse lo que necesitaban. Pero los niños crecen, dan estirones, y de un momento a otro la ropa se le queda pequeña. Para cuando eso ocurra, ahí estará «O recanto da escudeira», esperando para dar servicio.

En un par de meses, explica María Sancho, llegará el momento de preparar la campaña primavera-verano. Se realizará un nuevo llamamiento solidario, se desinfectará la ropa y este comercio en el que el dinero nunca es un problema abrirá para que todo el mundo, en Meis, tenga algo que ponerse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La «tienda» de ropa en la que el dinero no es un problema