Drones con fusil y balas de hielo para acabar con los nidos de velutina

O Salnés prueba un sistema pionero y respetuoso con el medio ambiente


meis / la voz

En Lantañón (Meis), las avispas velutinas habían construido un enorme nido en la copa de un eucalipto. Allí, a 53 metros de altura, la colonia parecía a salvo de cualquier ataque humano: aunque muy cerca de una vivienda, la estructura creada por los animales estaba en un lugar inaccesible para el servicio de eliminación de velutinas de la Mancomunidade do Salnés. Pero los dos operarios que forman este equipo tienen grandes aliados. Cuando las velutinas deciden construir sus hogares tocando el cielo, ellos echan mano de la empresa Aeromar Drons, una firma especializada en utilizar esos ingenios volantes para cumplir todo tipo de misiones. Así que ayer, poco antes del mediodía, la tranquilidad de Lantañón se vio rota por un zumbido persistente. El de un aparato volador que, armado con una escopeta, disparó una veintena de balas de hielo contra el nido. En cuestión de días, los ocupantes de la estructura estarán muertos, y el nido se habrá convertido en un cascarón vacío.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

Drones con fusil y balas de hielo para acabar con los nidos de velutina