El patronato de Monte Castrove aprobó los cambios en el campo de golf por unanimidad

El responsable del club Chan do Fento, como portavoz oficial de los abonados, respaldó las decisiones de la presidencia


meis / la voz

Anoche, un grupo de abonados del campo de golf de Monte Castrove se reunían en la cafetería de la gasolinera que Galp opera en la Autovía do Salnés. El objetivo de la asamblea, convocada, entre otros canales, a través de un perfil de Facebook, consistía en abordar los cambios que el presidente de la fundación que gestiona las instalaciones anunció la semana pasada, desde una óptica eminentemente crítica, censurando la falta de información al respecto. Ayer, José Ramón Vidal, el concejal socialista que asume la responsabilidad sobre el patronato por delegación de la alcaldesa de Meis, respondió, una por una, a todas las acusaciones que sobre él vertió el comunicado de la convocatoria en cuestión. La mayor, para empezar, puesto que todas las decisiones que adoptó contaron con la aprobación unánime de los miembros del patronato.

Vidal explica que no escatimó esfuerzos a la hora de sondear la situación del campo de golf. Conocedor de la existencia de, al menos, dos grupos de sensibilidades y una notable tensión en su seno, el nuevo presidente dedicó dos meses a reunirse, de forma individual, con todos los trabajadores vinculados a las instalaciones de Castrove, el club Chan do Fento, que representa a los abonados, los profesores y la empresa madrileña que se encarga de su mantenimiento. «Unha vez celebradas esas reunións, tiven moi clara cal era a situación, onde estaban os problemas e tamén as necesidades», explica. Fruto de dichos encuentros, el edil toma una serie de decisiones, como recuperar a Antonio Grande para la dirección deportiva, restituir al anterior encargado y depositar en la fundación las competencias sobre personal.

Vidal entiende que es esta secuencia de cambios en puestos nucleares para el funcionamiento del campo la que motiva la revuelta de una facción de los socios. Pero subraya que se ofreció a las dos personas implicadas su continuidad en Castrove. Una de ellas, Miguel Garriga, compaginaba la dirección deportiva y la comercial. Pese «a que non se cumpriron obxectivos», la presidencia le propone mantener la segunda faceta. Con la negociación abierta, Garriga abría denunciado al patronato ante los servicios de mediación laboral. Algo que se interpreta como una falta de confianza que precipita la rescisión de su contrato. Incluso el portavoz de Chan do Fento respaldó esta decisión.

Tender la mano a los concellos para reforzar la vertiente social, regeneración del terreno e invitación a Poio para que se integre

José Ramón Vidal asegura que existen acciones, en los últimos años, que perjudican la imagen del campo de golf y son perfectamente comprobables. Incluso problemas de acoso y discriminación laboral y, a raíz de la reunión del patronato, una campaña de difamación personal y familiar a través de un perfil de Facebook, que no es oficial pero se presenta como el de las instalaciones de Meis. En cualquier caso, el presidente defiende la absoluta legitimidad de todas las medidas puestas en marcha,

La reunión del jueves contó con la presencia de nueve de los diez miembros del patronato, lo que la convierte en una de las sesiones más representativas del organismo en los últimos años. No solo se ofreció información, sino que, además, esta será colgada en breve en la página web del campo. Tampoco hubo nada parecido a una propuesta de presupuestos exorbitada, de tres millones de euros, como alguien difundió por error. En realidad, las cuentas se mantienen al nivel del año anterior, en el entorno de los 775.000 euros.

Controversias al margen, lo que al nuevo presidente le interesa es hablar de la ingente labor que tiene por delante. «Aínda que o campo ten bo aspecto, en realidade está moi avellentado», indica Vidal. Será preciso revisar el drenaje, el sistema de riego y la impermeabilización de los lagos, además de acometer la renovación de una maquinaria muy obsoleta. La presidencia se propone recuperar la vertiente social con la que el campo nació, hace casi veinte años, y proponer a los concellos que incorporen el golf en su programación deportiva, lograr que los niños se acerquen al campo, combatir la sangría de abonados e invitar al Concello de Poio a que se integre, entre otros objetivos.

El presupuesto de las instalaciones se mantiene al nivel del año anterior, en unos 775.000 euros

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El patronato de Monte Castrove aprobó los cambios en el campo de golf por unanimidad