Pontevedra, la segunda provincia española en la que sale más caro llenar el depósito

Las estaciones más baratas se encuentran en el Deza y la única de O Salnés que figura en el listado asequible es la de Barro-Meis


pontevedra / la voz

El Ministerio de Energía actualiza cada día la lista de las gasolineras de la provincia más baratas. Ayer, una vez más, en esa tabla no figuraba ninguna estación de servicio de la capital del Lérez. Las gasolineras más asequibles de la provincia, como suele ser habitual, se ubicaban ayer en la comarca del Deza y luego, en el puesto número cuatro, aparecía una de Caldas. También figuraban en esa lista de las más asequibles de la provincia, aunque en puestos más abajo, la nueva estación del polígono de Barro-Meis, la que funciona en el parque industrial de O Campiño y una ubicada en Poio.

Lo peor no es que ayer Pontevedra fuese la ciudad gallega con el gasoil o la gasolina más cara. Lo preocupante es que esta situación se mantiene desde hace tiempo. Basta con ver los informes mensuales sobre los precios medios de los carburantes que hace el Ministerio de Energía para darse cuenta. Por ejemplo, en el de abril -el último publicado-, una vez más, la provincia de Pontevedra figuraba como la segunda más cara de España para repostar, solamente por detrás de Baleares. Y, dentro de la provincia, la ciudad de Pontevedra resulta también más cara que Vigo o Vilagarcía para llenar el depósito.

Si la comparativa de precios con otras ciudades es llamativa y perjudicial para Pontevedra, bucear en el pasado es para llorar. Hace poco más de un año este periódico contaba ya que el litro de gasoil estaba por las nubes en la ciudad de Lérez comparándolo con los de otros puntos de Galicia. ¡Y entonces la estación más barata tenía el litro del diésel a 1,143 euros! Ahora el precio es bastante más abultado. Concretamente, ayer la gasolinera de Pontevedra capital más asequible lo tenía a 1,288.

«

Gasto cen euros máis

»

Las consecuencias de este fenómeno se hacen especialmente visibles en el caso de los profesionales del transporte. José Rodríguez Janeiro ha cumplido 38 años como taxista en Pontevedra. Frunce el entrecejo en cuanto uno le pregunta por la subida del combustible: «Desde que subiu gasto cen euros máis ao mes na gasolineira», manifestó. Cuenta luego que, por el contrario, la tarifa de los taxis lleva tres años congelada, «porque nós queremos, porque non se pode subir, a xente non pode pagar máis». Menos mal que su humor sigue ahí: «Non hai que preocuparse, a vida non pode ser lineal, ten que ter subidas e baixadas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pontevedra, la segunda provincia española en la que sale más caro llenar el depósito