Una historia de amor con boda vikinga

Goretti y Rubén se casan este fin de semana, y lo harán siguiendo la tradición nupcial del pueblo nórdico


vilagarcía / la voz

Habían sido amigos, pero la vida los llevó por caminos diferentes. Pero hace un año, las historias de Goretti y de Rubén se volvieron a cruzar. «Cuando nos reencontramos, descubrimos que a los dos nos gustaba la serie Vikingos, y empezamos a hablar sobre ella», cuentan. Y, en medio de tanta conversación, surgió el amor entre esta vilanovesa y este pontevedrés. Así que, cuando decidieron casarse, ambos lo tuvieron claro. «No queríamos una boda tradicional, y como a los dos nos gusta mucho el tema vikingo, decidimos que nos queríamos casar así. Es como un homenaje a una parte de la historia que nos apasiona, y también al inicio de nuestra relación», cuenta la novia.

El gran día es este sábado. La fiesta, alejada de los tópicos de este tipo de celebraciones, será en Meis, en una casa de turismo rural en la que las buenas viandas gallegas se regarán con hidromiel. «Claro, no podía faltar el hidromiel», relatan los novios. No parecen nerviosos: para ellos, la ceremonia es simplemente una ocasión para festejar con sus amigos el inicio oficial de su aventura en común. «Se trata de reunirnos y de pasarlo bien», explican. Y si hay quien se lo sepa pasar en grande son los vikingos. Al menos, los que tenemos más cerca, los de Catoira. «Parece mentira, pero el año pasado fuimos por primera vez a la Romaría, y lo pasamos fenomenal. Llegamos a pensar en casarnos allí, pero con la cantidad de gente que hay descartamos la idea».

No se casarán a la sombra de las Torres de Oeste, pero seguirán a rajatabla los rituales nupciales de los pueblos vikingos. Los novios, explican, se colocarán en el medio de un círculo de piedras y runas. A su alrededor, formando un segundo círculo, estarán los invitados, que podrán seguir atentamente la ceremonia, en la que en lugar de intercambiar anillos, la pareja intercambiará espadas. «Una vieja, que representa la continuidad del linaje, y una nueva, que simboliza la nueva familia». Las dos juntas hablan de la defensa del nuevo matrimonio. Contra viento y marea. Contra prejuicios y enfados.

De las dos espadas, la vieja era rescatada por el novio vikingo de la tumba de algún antepasado. Rubén no ha tenido que llegar a tanto. «Tengo un amigo que es un artista y me regaló hace tiempo una fabricada por él, será la que usemos». La nueva está recibiendo los últimos retoques. No serán las únicas armas de la boda: no puede faltar en ella el martillo de Thor. En este caso, será «un martillo de la construcción que lleva conmigo muchos años», cuenta Rubén.

Sobre el vestido de la que será su esposa hay que guardar prudente silencio. A fin de cuentas, algo de sorpresa debe quedar para el día. Goretti explica que las novias vikingas «llevaban unos vestidos muy sencillos. Parece ser que le prestaban mucha más atención al cabello». Se ríe: ella es peluquera. «Son casualidades», dice. Pequeñas sorpresas que han ido reforzando sus planes. «Porque al final, hay muchas cosas que tienen mucho que ver con nosotros, y eso hace que te haga más ilusión», explican.

El ritual, explican, incluye otros muchos detalles. A las novias se les lavan las manos con agua y flores. Y se hace una siembra de cereal. «En algunos casos también había sacrificios de animales, pero esa parte nos la vamos a saltar», cuenta Goretti. También han tenido que romper otra de las tradiciones vikingas. «Solían celebrar las bodas los viernes, que es el día consagrado a la diosa Frieia, que es la diosa de la fertilidad y el hogar, pero nosotros vamos a hacerla un sábado para que la gente pueda venir». Hasta los vikingos más ortodoxos se rendirían ante la lógica de ese argumento.

«Hay gente que no se ha tomado nuestra boda en serio por el simple hecho de hacerla así, diferente», dicen los novios. No parece que vayan a permitir que eso les amargue su día. La cuenta atrás ya ha comenzado. Dentro de nada, estarán brindando con hidromiel. Nos unimos al brindis y les deseamos una feliz y larga singladura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Una historia de amor con boda vikinga