Meaño ordena definitivamente el precinto de la planta relacionada con la red que arruinó Hiperxel

Serxio González Souto
serxio gonzález MEAÑO / LA VOZ

MEAÑO

Martina Miser

El Concello tumba las alegaciones de la empresa, que opera sin licencia y no da tratamiento a los residuos que genera

18 nov 2023 . Actualizado a las 21:35 h.

Construcciones y Viales del Salnés S. A. (Covisa) comenzó a funcionar en agosto del 2022 en el polígono de A Pedreira. Lo hizo sin haber obtenido licencia de actividad por parte del Concello de Meaño, lo que le valió a sus responsables la apertura de un expediente de reposición de la legalidad y dos órdenes de paralización. La última incluía el precinto de las instalaciones, que en principio estaba previsto para el 17 de octubre. La presentación de una serie de alegaciones por parte de sus propietarios paralizó un proceso que ahora, sin embargo, sí llegará hasta su final.

Tras analizar la documentación presentada por Covisa, los técnicos municipales recomendaron a la alcaldía el rechazo de las medidas que alegaba la compañía y el precinto de la planta de aglomerado en tanto no se solucione su situación legal. Algo que comportaría un proceso de evaluación ambiental y una tramitación urbanística bastante más compleja que la que proponía la empresa. Así las cosas, la resolución definitiva le deja poco margen de maniobra: el negocio será precintado el 1 de diciembre, a las nueve de la mañana. Contra esta decisión solo cabe la interposición de un recurso contencioso-administrativo.

La resolución recoge las conclusiones de la inspección que el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil practicó en marzo. Los agentes registraron, entre otras cuestiones, un vertido de tres mil metros cúbicos de restos de asfalto mezclados con restos de redes, hierros, tuberías de plástico, botes y cintas de caucho de sus máquinas oruga. Aquella montaña, de unos siete metros de altura, tendría que haber sido puesta en manos de un gestor autorizado, algo que Covisa no contemplaba. Aunque nada tiene que ver con su actividad, la firma está relacionada a través de Corporación Vasiliev, su administrador solidario, con la red societaria que llevó a Hiperxel a la quiebra.