Plantilla y presidenta del Asmubal , confinadas por el positivo en covid-19 de una de sus jugadoras

Con dos semanas en sus domicilios por delante, el club pide el aplazamiento de sus dos próximos partidos de División de Honor Plata Femenina


meaño / la voz

Las 16 jugadoras y los cinco integrantes del cuerpo técnico del Asmubal Meaño, presidenta incluida, que el pasado sábado figuraban en el acta del partido frustrado de División de Honor Plata Femenina frente al S.A.R. de Redondela se encuentran en confinamiento domiciliario. Y así continuarán durante dos semanas después de que, tras dura pelea con el Sergas, así se lo dictase la autoridad sanitaria autonómica a raíz de la confirmación del positivo en covid-19 de una balonmanista del equipo, contagiada en el ámbito de su familia y, al menos hasta ayer, asintomática.

Silvia Lobato es la presidenta del Asmubal y uno de los 21 integrantes del club en cuarentena domiciliaria tras ejercer de oficial de campo en un partido, el del pasado sábado, que hubo de suspenderse tras solo 6 minutos de juego por la condensación de la pista de Coirón. Lobato explicó la sucesión de acontecimientos que, más allá de la cautela y la lógica preocupación sanitaria, obliga al Asmubal a solicitar el aplazamiento de sus dos próximos partidos, el que este sábado debería jugar en Valladolid frente al Comercial Ulsa, y el que lo debería medir el día 14 en Meaño con el Salud Tenerife. «A xogadora contaxiada estuda en Santiago, e o sábado, antes do partido, foi á súa casa en Sanxenxo. O martes púxose en contacto connosco para dicirnos que dous dos familiares cos que estivera deran positivo por covid-19; estaban asintomáticos, pero fixéronse a PCR porque parece ser que á súa vez estiveran en contacto con outro familiar que si tiña síntomas» de infección.

El club decidió no esperar a los resultados de la PCR de su jugadora, y ese mismo día suspendió el primer entrenamiento semanal del equipo mandando, por precaución, a todas las integrantes del mismo que habían entrado en la convocatoria del último partido que guardasen confinamiento domiciliario. Al día siguiente, el miércoles, se confirmó que la PCR hecha a la jugadora daba positivo, y el Asmubal contactó con las federaciones gallega y española de balonmano, el Concello de Meaño y el Sergas para comunicarles la situación.

Después de aguardar un día por una llamada del Sergas que no se produjo, el club bombardeó ayer al Servizo Galego de Saúde «porque ningún rastrexador contactou coas xogadoras», relata la presidenta del Asmubal, y más allá de la primera preocupación, la sanitaria, «unhas traballan, outras estudan, e se non acoden aos seus traballos e ás súas facultades precisan dun xustificante». Así las cosas, «a desesperación era tal, que chamamos ao Sergas ata que nos aburrimos e reaccionaron».

Los persistentes miembros del club meañés, todos ellos asintomáticos a día de ayer, pudieron saber así que las jugadoras deberán pasar 14 días de confinamiento domiciliario a contar desde el pasado sábado mientras que para los integrantes del cuerpo técnico, entre ellos la presidenta de la entidad, la cuarentena fijada es de 10. El por qué de la diferencia es algo que no se explican en el Asmubal, al que comunicaron también que en los próximos días se llamará a los confinados para practicarles sendas PCR; no obstante, aunque den negativo, deberán completar la totalidad de la cuarentena. Un protocolo por el que, por lo que sabe el Asmubal, no debe pasar el S.A.R., su último rival.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Plantilla y presidenta del Asmubal , confinadas por el positivo en covid-19 de una de sus jugadoras