Un repentino adiós con la voz entrecortada


meaño / la voz

Hace solo siete meses, Ucha convocaba a los medios de comunicación para anunciar su decisión de que iba a ser candidata a la alcaldía de Meaño. Estaba ilusionada y con ganas y se la veía con fuerzas suficientes para superar los problemas que por entonces, se decía, tenía su grupo. Ayer afirmó, e insistió en ello, que su ausencia en las próximas elecciones no se debe a que esta división en el gobierno local se haya acentuado. Incluso aseguró que su comparecencia para anunciar su renuncia estaba prevista desde hacía tiempo. Pero su cara, y la de algunos de sus compañeros de partido, decía lo contrario. La de ayer no era una jornada alegre, de alguien que decide despedir una etapa de su vida de forma voluntaria. La de ayer era una jornada triste, muy triste.

Solo dos sillas. Solo Ucha y Rueda comparecieron ante los medios, aunque en la sala había más concejales del grupo de gobierno. Todos, con cara seria, y algunos, con lágrimas en los ojos. La actual alcaldesa no dio ni un segundo de tregua y dejó claro desde el primer momento que se iba. Lo hizo con la voz entrecortada por la emoción cuando quiso dar las gracias a los suyos. Lo que no dejó tan claro fue el motivo. «Houbo momentos nos que dubidei...», «o partido o sabía hai tempo». Todo excusas vanas que no justificaban tan drástico cambio de opinión. Quizás la decisión sí fue voluntaria o quizás, simplemente, Ucha no encontró los respaldos que esperaba allí donde se suponía que tenía que haberlos. Con un grupo de gobierno dividido y dos compañeros buscándole las cosquillas, la alcaldesa optó por partir. Y por mucho que se empeñe en decir que nada tuvo que ver una cosa con la otra, y que Rueda insista en que ella era la candidata del partido, queda la sensación de que las cosas no son tan simples. De que la alcaldesa no se va por decisión propia, sino animada por otros. Lo de ayer más que una despedida parecía un funeral, un funeral político.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Un repentino adiós con la voz entrecortada