La vuelta al mundo por las aulas del colegio de Meaño

Del Taj Majal a Egipto, el proyecto sobre construcción permitió a los alumnos conocer otras culturas

.

meaño / la voz

Construcciones. Ese fue el proyecto general sobre el que giró buena parte del trabajo que este curso llevaron a cabo los alumnos y profesores del colegio de As Covas, en Meaño. Fueron los propios estudiantes los que eligieron, en base a esa temática, las edificaciones en las que querían centrarse. Unos optaron por el Antiguo Egipto y sus pirámides, otros por la Grecia Clásica. Hubo un curso que se dedicó a la India y su Taj Majal y otro que eligió Francia y su torre Eiffel. Ayer tocó enseñar a sus familiares toda la labor realizada y lo mucho que aprendieron con ella. Y la visita, guiada por los propios estudiantes y que incluía intervenciones en inglés, permitió a los padres dar la vuelta al mundo.

«Hoxe non é un día de festa. É un día para amosar todo o traballo feito e explicar como, a través dese proxecto se impartiron contidos curriculares de cada curso», explicó el director del centro, Paulo Nogueira. De ello se encargaron los alumnos. Se ocuparon de recibir a los padres y familiares que iban llegando al centro, de organizarlos en grupos y de llevarlos de paseo por todas las aulas. Allí los esperaban más estudiantes, ataviados para la ocasión. «Tentamos que os nenos sexan quen xestionen todas as visitas e quen dean as explicacións nas aulas. Esta é unha actividade moi motivadora», insistió Nogueira.

Los familiares de los alumnos iban de sorpresa en sorpresa. Se encontraron con unos pequeños faraones de Egipto, que les contaron cómo se vivía entonces y qué eran las pirámides. Fueron recibidos por griegos antiguos ataviados con túnicas que les explicaron que este era un pueblo «que pensaba moito». Y disfrutaron con las casas sorprendentes elaboradas por una de las clases. Allí conocieron iglús y tipis, pero también otras de chucherías, de Papá Noel y hasta una madriguera. Los estudiantes demostraron que este proyecto no solo les había permitido aprender un montón sobre otras culturas, sino que también les había servido para tratar otras materias como las matemáticas, las ciencias o el inglés. De hecho, algunas de las explicaciones de los alumnos se hicieron en ese idioma, ante la sorpresa de los presentes.

Poco a poco, y con mucho orden, los padres fueron recorriendo todo el centro y dando, de paso, una curiosa vuelta al mundo. Estuvieron en el Coliseo de Roma, en el Taj Majal de la India, en la gran muralla china y hasta en la Torre de Belem, que recibía a los visitantes en la entrada. Pero una de las obras que más llamó la atención fueron las cúpulas instaladas en una de las aulas. «Fixemos un proxecto sobre Leonardo da Vinci e un dos seus inventos son as estruturas xeocéntricas, que son unhas estruturas que empezas a construílas en plano e, pouco a pouco, van collendo volume», explicó Nogueira. Cada una de las explicaciones en las aulas duraba alrededor de ocho minutos y, al terminar, los alumnos invitaron a los padres a un café y a una serie de postres de todo el mundo que ellos mismos habían elaborado. «Os de Francia fixeron unha serie de postres e van invitar a un café aos pais. Pero a xestión do servizo de cafetería tamén é cousa deles», explicó el director. La iniciativa encantó a los familiares de los estudiantes, que salían con cara de asombro y orgullo tras ver todo el trabajo realizado. «Ya te dije yo que este cole era algo especial», comentaba una de las madres nada más abandonar del centro.

Los estudiantes mostraron ayer a sus familiares todo el trabajo realizado durante el curso

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La vuelta al mundo por las aulas del colegio de Meaño