Piden tres años de prisión para el jugador del Bodegón que agredió a otro del Meaño

Le insultó y le propinó varios puñetazos en la cara en un partido en As Cortizas


cambados / la voz

Las escenas de violencia que se vivieron el 1 de abril del 2017 en el campo de fútbol de As Cortizas (Dena, Meaño) terminaron en los juzgados. Un año después de que se comenzasen a investigar los hechos, la Fiscalía solicita tres años de prisión para el jugador acusado de agredir verbal y físicamente a un integrante del equipo rival en el transcurso del partido disputado entre los equipos Meaño V. T. y Bodegón J. I.

La tensión entre los jugadores comenzó durante el partido, incrementándose al concluir. Fue uno de los jugadores del Bodegón el que presuntamente atacó a uno de sus rivales mientras estaban en el terreno de juego. El escrito de acusación recoge insultos como «sudaca de mierda» e «hijo de puta» durante el tiempo que duró el partido. Una vez concluido, la violencia fue en aumento: sobre las 20.00 horas, mientras el jugador del Meaño se dirigía a los vestuarios, el acusado se acercó a él y «al tiempo que se tapaba uno de los orificios nasales, con el otro exhaló fuertemente expulsando sus secreciones nasales sobre su rostro».

Agresión física

La cosa no quedó ahí. Tal y como recoge el escrito, el acusado continuó con la agresión: le propinó varios puñetazos en la cara y en la frente, ocasionándole fractura de huesos y de la porción más anterior del tabique nasal con desplazamiento derecho.

Además de una primera asistencia facultativa, estas lesiones requirieron para su saneamiento de tratamiento quirúrgico de otorrinolaringología, consistente en una reducción cerrada de fractura de huesos bajo anestesia. En tiempo: 45 días de baja, de los cuales 34 son días de perjuicio básico, diez de perjuicio moderado y uno grave.

Los informes recogen, además, las secuelas. El jugador del Meaño sufrió, a causa de los golpes, una desviación del dorso de la nariz, así como una alteración de la respiración nasal por deformidad ósea o cartilaginosa.

Agravante por racismo

A la hora de establecer la solicitud de tres años de prisión, la Fiscalía tiene en cuenta dos circunstancia agravantes. Se considera demostrado que la agresión está sustentada en motivos racistas: la presunta víctima es uruguayo y todos los insultos vertidos sobre su persona por el acusado durante el partido hacían referencia a su nacionalidad.

A este agravante suman otro de reincidencia: el acusado fue condenado por un delito de lesiones en octubre de 2015. Por todo ello, la pena solicitada asciende hasta los tres años de prisión, con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena. Además, la Fiscalía pide para la víctima una indemnización de 10.130 euros en concepto de responsabilidad civil.

El acusado tendrá que indemnizar también al Sergas en la cantidad que se acredite en ejecución de sentencia por los gastos de asistencia prestada al jugador del Meaño. La presunta víctima fue atendida el mismo día de la agresión en el hospital de O Salnés, así como tres días después en el servicio de otorrinolaringología del Complejo Hospitalario de Pontevedra, generando unos gastos que también deberán ser abonados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Piden tres años de prisión para el jugador del Bodegón que agredió a otro del Meaño