«En torno al 13 % de la plantilla son mujeres, estamos por encima de la media del sector»

A. F. C.

CATOIRA

23 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Diez de las 73 personas que componen la plantilla de Serrerías Rodríguez son mujeres. «Es en torno al 13 % de la plantilla, por lo que estamos por encima de la media del sector», destaca Ana Busto Zúñiga. «Nuestra filosofía -subraya- es dar continuidad a los trabajadores. Tenemos personal que lleva en la empresa treinta años, algunos que ya empezaron en Catoira. Valoramos muchísimo a la plantilla, su compromiso y su profesionalidad. Para nosotros, tener buenos profesionales es importantísimo, gracias a eso podemos crecer». Esta «filosofía» explica, en parte, el predominio del empleo masculino, «porque muchos llevan muchos años». «Y tampoco se reciben muchos currículos de mujeres», admite la empresaria.

-¿Tienen dificultades para encontrar mano de obra?

-Nosotros, en el aserradero, no tanto, pero los rematantes sí. Apostamos por gente formada, que conozca las calidades y el manejo de las máquinas, que son complejas, y por eso intentamos tener personal fijo y mantenerlo lo máximo posible. Hay trabajadores que van por la tercera generación, empezó el abuelo, siguió el padre y ahora está el hijo con nosotros. Somos una empresa familiar [...]. Y todos los empleados son de la zona de Valga y Catoira.

-¿Y usted ha tenido algún problema por ser mujer?

-Siempre me han respetado, no me han menospreciado por ser mujer y joven. Mi padre y mi tío confiaron mucho en mí y me dieron responsabilidad. Y la relación que tengo, en general, es buena, también con los proveedores, que son hombres en la mayoría de los casos. Estoy muy contenta, veo que puedo aportar ideas y eso me animó a seguir.

-¿Dónde están los competidores de Serrerías Rodríguez?

-Sobre todo en el País Vasco y en Cataluña. En Galicia hay pocos que se dediquen a nuestro nicho de mercado. No es un material que pueda tener mucho valor añadido e intentamos estar más cerca de los puntos de entrega. Nos hemos especializado mucho, sobre todo en el europalé, y le damos todo hecho al cliente (los tacos, el chaflán...). Conocemos bien el mercado y lo que va demandando, y si necesitan algo nos preguntan.