La Diputación retira 410.000 euros a Catoira por sus deudas y el BNG pide responsabilidades

La Voz CATOIRA / LA VOZ

CATOIRA

MONICA IRAGO

La decisión, que se sustanció a finales de marzo, obedece a «débedas vencidas, líquidas e esixibles»

07 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Con el ambiente que se respira en el Concello de Catoira, cualquier chispa puede desatar un incendio. Y la que ayer saltó a la luz pública no parece ninguna menudencia. La Diputación de Pontevedra ha detraído al Ayuntamiento, en concepto de compensación, una subvención por importe de 410.000 euros. La decisión, que se sustanció a finales de marzo, obedece a «débedas vencidas, líquidas e esixibles», tal y como recoge el asiento en el que la institución provincial se refiere a esta cuestión. Dicha compensación se llevará a cabo con cargo a la cifra que el Plan Concellos de este año reservaba a los proyectos catoirenses.

La enésima controversia estalla en Catoira cuando los movimientos económicos del Concello están de plena actualidad, por cuanto los presupuestos que el regidor socialista Alberto García acaba de presentar para su aprobación han sido rechazados incluso por la mayoría de su propio grupo, y tan solo reúnen el apoyo del Partido Popular de Iván Caamaño. Perdida también la cuestión de confianza sobre este tema, solo una moción de censura que convertiría en tránsfugas a los tres concejales del PSOE que han roto con el regidor podría impedir que las cuentas prosperasen. Y es en este punto en el que el BNG, que ocupó la alcaldía durante el primer año de este convulso mandato, levanta la voz: «A enxeñería orzamentaria de Alberto García e Iván Caamaño derrúbase coma un castelo de area», advierte el portavoz nacionalista, Xan Castaño.

El Bloque recuerda que el documento, que ha sido rechazado en dos ocasiones, incluye una partida de 350.000 euros en el capítulo de inversiones reales. « Pois ben, ao final nada de nada, todo nos orzamentos é fume e mentira», subraya el grupo que lidera Castaño, para quien lo más grave de este asunto estriba en «un groseiro intento de enganar ao pobo de Catoira, levando nos orzamentos ingresos que sabían que non ían recibir». El BNG añade que se ha perdido otra subvención para dotar de personal a la oficina de turismo del CACTO y se pregunta, retóricamente, «se non é un desastre este dúo».