La operación drakkar se cobra su primera víctima en Catoira: dimite la número 2 del PP

María Raquel Rey, muy crítica con la gestión de Alberto García, abandona en un contexto marcado por la hipótesis de una moción de censura entre socialistas y conservadores


Las turbulencias en el seno del Partido Popular no se agotan en Vilagarcía. Al margen de lo ocurrido con Alfonso González Gallego, ayer presentó su dimisión la número 2 del grupo municipal conservador en Catoira. María Raquel Rey Isorna, que acompañó a Iván Caamaño al frente de la candidatura de mayo, abandona su acta como concejala y asegura hacerlo por motivos personales. No obstante, a nadie se le escapa que el Concello vikingo atraviesa un momento especialmente delicado, con el horizonte de una moción de censura pendiendo sobre el pleno.

Obedezca a lo que obedezca la marcha de Rey Isorna, si por algo ha destacado la incursión de la exconcejala en la vida política local es por sus duras críticas hacia la gestión del socialista Alberto García. Precisamente el hombre al que ahora podría aliarse la formación conservadora para arrebatar el bastón de mando al nacionalista Xan Castaño. Bautizado ya como operación drakkar, este golpe de mano requeriría que los cinco concejales del PSOE y los tres que el PP cosechó en mayo se pusiesen de acuerdo para firmar una moción de censura y votar a una misma persona que ocupase el lugar de Castaño. Es decir, justo el movimiento contrario al que los conservadores hicieron tras las elecciones municipales en las que García perdió su mayoría absoluta. Entonces, Iván Caamaño y su grupo respaldaron al candidato del BNG, abriendo una nueva etapa política en Catoira después de treinta años de mandatos ininterrumpidos del histórico regidor del PSOE. Una apertura que, por lo visto, perfectamente puede ser provisional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La operación drakkar se cobra su primera víctima en Catoira: dimite la número 2 del PP