Catoira quiere borrar los cuernos de sus vikingos

El Concello edita unidades didácticas para divulgar la cultura de los pueblos nórdicos y desmontar los mitos que lo rodean


vilagarcía / la voz

«Os viquingos non levaban cornos, pero os viquingos de Catoira si». Con esta frase zanjaba, hace no mucho tiempo, una discusión sobre el asunto de los cascos con cuernos un participante habitual en el desembarco de As Torres. Las astas forman parte del uniforme tradicional de quienes cada primer domingo de agosto intentan tomar Catoira, aunque esa imagen no se ajusta a la realidad histórica. También es verdad que, de un tiempo a esta parte, los conquistadores del Norte cuidan más su imagen y, quizás por efecto de la serie Vikings, ya no se ven tantos cuernos adornando los cascos. El Concello parece que quiere espolear ese cambio. Y para ello -entre otras cosas- ha editado varias guías didácticas sobre la cultura y la historia real de los pueblos del norte de Europa.

Los tres libros, adaptados a las distintas edades, serán repartidos en el colegio Progreso. El objetivo, explica el alcalde de Catoira, es «que os nenos coñezan a historia dos viquingos máis alá dos tópicos, e un dos principais tópicos é o dos cornos». Así que, aunque el objetivo principal es difundir la cultura nórdica, se pretende «que os rapaces empecen a visualizar aos viquingos sen cornos. Para que así, cando participen na Romaría e no desembarco, non leven cornos. Hai que ir preparando o futuro da festa».

Algo ya se ha hecho. El año pasado, en la celebración, se estrenaron algunos cascos y espadas adquiridos por el Concello de Catoira en un taller de Toledo. Los primeros son una réplica de los auténticos cascos vikingos. Es decir: no incluyen cuernos. En esa línea quiere avanzar el Concello, a fin de ir dotando de mayor fidelidad histórica a una fiesta declarada, desde hace años, de interés turístico internacional. Pero sin olvidar que es una fiesta popular y que, en ese contexto, los cambios no se pueden forzar, sino que deben hacerse de forma gradual.

¿Un barco más?

Por lo demás, en la Romaría Vikinga de este año podría incorporarse al desembarco un nuevo drakkar. El Concello tiene previsto construir un tercer barco para su flota invasora. Sería una copia de las naves que existen en Ardglass, Irlanda, una de las cuales ya participó, en 2005, en la toma de las Torres de Oeste. El nuevo barco se haría en poliéster, utilizando un molde que también fue empleado para la construcción de la flota de la serie Vikings.

Si el Concello completa esta aspiración, este año serían ya tres los barcos municipales que participan en la fiesta -el primero se construyó en 1993-, y a los que se suman los barcos del Ateneo Vikingo, un galeón de Carril, y tres barcos de A Illa: O Rei do Mar, Adelino Manuel y Komaira.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Catoira quiere borrar los cuernos de sus vikingos