Touriño, un compañero irremplazable

Catoira rindió una multitudinaria y emocionante despedida a Eduardo Touriño. El PSOE parece descartar sustituir al edil socialista; su asiento quedaría libre hasta mayo

Catoira decreta tres días de luto por la muerte de Eduardo Touriño Esta mañana se ha reunido el pleno de la corporación en una sesión preñada de emoción. El concejal será enterrado esta tarde

vilagarcía / la voz

Eduardo Touriño no era un concejal cualquiera. El primer teniente de alcalde de Catoira, fallecido el miércoles al ser atropellado por un camión, fue una de esas personas que dejó allá donde estuvo un buen recuerdo. En la mañana de hoy jueves, al recordar momentos compartidos con el fallecido, quienes lo conocían lograban esbozar sonrisas. Eran como pequeños arco iris en medio de una jornada empañada por las lágrimas.

Eduardo fue enterrado por la tarde. A las cinco, una multitud se había concentrado en las inmediaciones de la iglesia parroquial de San Mamede de Abalo. Querían darle el último adiós al que fue su vecino, su amigo, su concejal. Antes, por la mañana, ya se había celebrado el primer homenaje a Eduardo Touriño. A las once, la corporación municipal se reunió para celebrar, por segunda vez en tan solo unos meses, un pleno para honrar a un compañero fallecido de forma inesperada. Una ausencia difícil de asumir, una muerte que se tardará en asimilar.

Los rostros serios. Los ojos, enrojecidos por el llanto y los desvelos. El silencio envolviéndolo todo, hasta las palabras del alcalde Alberto García. El regidor, un veterano en todo tipo de batallas políticas, presidió a duras penas el pleno de ayer. Arrancó la sesión trasladando a la familia «a nosa tristeza e fondo pesar pola inesperada morte do noso compañeiro». Continuó anunciando que, durante tres días, Catoira estará de luto. Y luego cedió la palabra a los grupos de la oposición. Desde el BNG, Xoán Castaño ofreció sus condolencias a la familia y al grupo de gobierno. Y en especial al alcalde, que tenía en Touriño no solo a su mano derecha, sino también a un amigo. «É unha inxustiza», señaló Castaño. Por el PP, Andrea Rodríguez también tuvo palabras de recuerdo para el fallecido. «Siempre estuvo ahí. Fue un compañero excelente, muy bueno».

«Eu tamén quería dicir algo», dijo, retomando la palabra, Alberto García. El regidor había preparado una panegírico para su amigo. Recordó que Eduardo llevaba formando parte de la corporación desde el 2007. Recordó que antes de ser concejal, era trabajador municipal. Se encargaba de conducir el camión del servicio de recogida de basuras. Renunció a ese puesto de trabajo para dedicarse a la política. «Foi entón cando se dedicou a repartir o pan», dijo el regidor antes de que la emoción lo hiciese callar. Fu un instante de silencio denso, pesado, desgarrador. «Ese xesto reflicte o ánimo de servizo público que tiña», consiguió articular el alcalde antes de pedir disculpas por no poder continuar hablando y abandonar el salón de plenos. Pero había más palabras pendientes: «Era un perceptor e receptor de primeira orde dos problemas e necesidades dos veciños, xa que visitaba gran parte dos domicilios a diario». Era, también, «unha persoa moi valiosa para o equipo de goberno e botarémolo inmensamente de menos». A Alberto García le costará recomponerse. Pero tendrá que hacerlo y tendrá que decidir cuál de los concejales socialistas toma las riendas de las materias que gestionaba Touriño. También habrá que determinar si se inicia el procedimiento para sustituir al edil fallecido, aunque todo apunta a que en las filas socialistas habrá una vacante hasta las elecciones de mayo: el proceso para sustituir a Touriño enlazaría con la campaña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Touriño, un compañero irremplazable