La Federación Internacional quiere ser parte del Congreso de Catoira

Sorprendido por su nivel, el responsable del eslálom mundial trasladó a la organización su deseo de hacer de la cita vikinga el referente formativo de aguas bravas


vilagarcía / la voz

«Francamente ben». Dos palabras resumen el sentir de la organización del séptimo Congreso Internacional de Entrenadores de Piragüismo Esprint (pista) y la primera edición del simposio paralelo dedicado a las últimas novedades en la disciplina de eslálom (aguas bravas), que desde el viernes y hasta el domingo de la pasada semana congregaron en el Auditorio Municipal de Catoira a 289 técnicos de quince países. La valoración en dos palabras del impulsor y presidente del congreso bienal, el catoirense Manuel Isorna, va mucho más allá de una cuestión cuantitativa, con el más que notable incremento en la asistencia a la cita respecto a un 2016 que, recordaba ayer, contó con alrededor de 220 especialistas dispuestos en más de un caso a cruzar medio mundo para escuchar los últimos adelantos en materia de preparación y mejora del rendimiento de los purasangres del piragüismo mundial. Y es que, cuenta Isorna, el nivel de la nueva edición de la propuesta surgida con el cambio de siglo de una pequena localidad de 3.500 habitantes en la esquina suroeste de la Península Ibérica ha situado al congreso en la antesala de un nuevo salto cualitativo de primer orden.

El responsable de eslálom de la ICF, la Federación Internacional de Piragüismo, el francés Jean-Michel Prono, «quedou alucinado coa calidade do Congreso», dice Isorna, hasta el punto de trasladar a su comité su intención de gestionar la entrada de la ICF en la estructura organizativa del simposio de tres días de Catoira.

Isorna apunta que «queren aproveitar o noso Congreso e convertelo en referente mundial para a formación de técnicos de eslálom de todo o mundo, propoñendo os conferenciantes, as sesións e os relatorios...».

Coorganizado por la Real Federación Española de Piragüismo, el Concello de Catoira, la Facultade de Ciencias da Educación e do Deporte da Universidade de Vigo y la Federación Galega de Piragüismo, el Congreso Internacional de Entrenadores de la localidad vikinga contaba en los últimos años entre sus sponsores con las federaciones europea y mundial del deporte de la pala. La intención de Prono, explica Manuel Isorna, es incluir en el 2020 el evento catoirense en el calendario oficial amparado por la ICF. Un salto que, de concretarse, proporcionaría el más poderoso amplificador a la hora de promocionar el congreso del Baixo Ulla entre los, confiesa su máximo responsable, contados entrenadores de eslálom del planeta, que no obstante, explican parte del incremento en la asistencia este año al Auditorio de Catoira.

Que sea un alto directivo francés, nacional de uno de los países con mayor estructura formativa y de competición en el mundo del eslálom, quien proponga hacer del congreso vikingo la referencia mundial da la medida del trabajo hecho por Isorna y compañía.

Asistencia al completo de los cuerpos técnicos de las selecciones española y lusa

Fueron muchas y de alto nivel las ponencias desarrolladas a lo largo de los tres días de los congresos internacionales de entrenadores de augas tranquilas y aguas bravas de Catoira. Prueba de ello, más allá del número, estuvo en el nivel de parte importante de los asistentes. Y es que por primera vez, resaltaba ayer Manuel Isorna, la cita de Catoira contó al completo con los entrenadores de las selecciones de ambas disciplinas olímpicas de España y de Portugal.

Uno de ellos, Miguel García, entrenador del exitoso K-4 500 masculino en el que España ha depositado las mayores esperanzas de un oro olímpico en los Juegos de Tokio 2020, suscitó la mayor atención en el auditorio de la localidad del Baixo Ulla con su ponencia el pasado sábado sobre el cambio del entrenamiento para la adaptación al 200 tras sustituir al 500 como distancia olímpica. Las charlas de clausura en la mañana del domingo de los campeones olímpicos Saúl Craviotto y Maialen Chourraut ofrecieron el otro gran pico de interés, en este caso casi más humano que técnico.

Se necesita más dinero público

Preguntado por la edición del 2020, con ese probable salto de calidad en la parcela de eslálom, Isorna advirtió a quien quiera escucharle de que «para manter este nivel precísase de máis apoio das administracións públicas por enriba do Concello, que é quen está a porporcionarlle ao congreso a case totalidade de recursos máis aló das cotas de inscrición e dos patrocinios privados, que cobren o 80 % do orzamento».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La Federación Internacional quiere ser parte del Congreso de Catoira