Un gran maestro y unos grandes alumnos

Víctor Arufe, declarado el mejor profesor universitario de España, apadrina a los estudiantes catoirenses


La idea surgió hace años. ¿Por qué no premiar a quien va por la vida con una mochila llena de buenos valores? ¿Por qué no reconocer a quienes aplican todos los días palabras como esfuerzo, respeto, trabajo en equipo? ¿Por qué no demostrar a los más jóvenes que todas esas son cosas buenas, tan buenas que hasta merecen ser reconocidas? Así nació hace ya unos años, en el colegio Progreso, el «Decálogo do bo estudante e do bo deportista». Un proyecto que consiste, básicamente, en que los estudiantes se analicen a sí mismos y a sus compañeros, y que escojan entre ellos a quienes cumplan con estos particulares diez mandamientos.

Este año, han sido setenta los alumnos escogidos por sus compañeros. El próximo jueves, a las ocho de la tarde, en el edificio de usos múltiples de Catoira, serán los protagonistas de un acto de reconocimiento social e institucional. Los acompañará en ese viaje Víctor Arufe Giráldez, un profesor de la Universidade da Coruña que acaba de ser elegido mejor docente universitario de España. Él será el padrino de esta quinta promoción de oro, ante la que impartirá una conferencia «sobre a importancia do traballo en grupo, da organización persoal e do grupo, da solidariedade, da honestidade ou da importancia do benestar cultural, valores todos eles recollidos no decálogo do bo estudante e do bo deportista que os alumnos do colexio de Catoira estiveron traballando ao longo do curso escolar».

Manuel Isorna tiene mucho que ver en el nacimiento y la renovación de ese decálogo. Un mecanismo que permite a los más jóvenes reflexionar sobre valores que, en estos tiempos, parecen no estar de moda. Consejos tan básicos como aprovechar bien el tiempo, confiar en los profesores, organizar los estudios y «non deixar para mañá o que poidas facer hoxe», y ser un buen compañero son algunas de las cualidades que se buscan en los «bos estudantes». Respetar las decisiones del entrenador, entrenar con ilusión incluso los días en los que en absoluto apetece hacerlo, y ver a los rivales como eso, rivales, en lugar de como enemigos, son algunas de las entradas del decálogo del «bo deportista».

Casi idénticas

Asegura Isorna que la elección realizada por los estudiantes del colegio de O Progreso coincide, prácticamente al milímetro, con la valoración de los profesores. Los setenta premiados serán homenajeados el jueves, en el auditorio, en el transcurso de un acto en el que actuará la cantante Arantxa Pérez, que interpretará varios temas durante el acto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un gran maestro y unos grandes alumnos