La Mancomunidade do Salnés, un vuelco entre acusaciones de compra de voluntades y fracaso

Bea Costa
Bea Costa CAMBADOS

CAMBADOS

Martina MIser

David Castro se convierte en presidente al prosperar la moción de censura del PP en un pleno al límite de la ruptura

23 ene 2024 . Actualizado a las 20:38 h.

El Partido Popular logró sacar adelante este martes al mediodía la moción de censura en la Mancomunidade do Salnés, lo que supone su regreso a la presidencia después de cuatro años y medio. En 2019 y 2023 resultó elegida para el cargo la socialista Marta Giráldez, pero en este su segundo mandato la alcaldesa de Meis ocupó el sillón de mando solo seis meses.

La derecha encontró los apoyos necesarios en los independientes de Meaño y David Castro pudo este mediodía jurar su cargo como presidente tras un pleno cargado de tensión que se celebró, finalmente, pese a los intentos del PSOE por impedirlo. Los socialistas buscaron amparo en los tribunales solicitando la adopción de medidas cautelares para frenar la votación de la moción de censura, pero el juzgado les comunicó en la mañana de este martes que tales medidas no procedían, lo cual aboca a la izquierda a seguir explorando la vía legal, aunque ya ante hechos consumados.

Desde este martes, la mancomunidad vuelve a estar bajo el control del PP, si bien, de momento, David Castro no tiene mayoría en la comisión ejecutiva de la que forman parte los nueve alcaldes de los respectivos ayuntamientos: Vilagarcía, Cambados, O Grove, Vilanova, Sanxenxo, Meis, Ribadumia, Meaño y A Illa. Con un reparto de cinco a cuatro a favor de la izquierda, la baza del PP es incorporar a la cambadesa Sabela Fole a la comisión ejecutiva en calidad de vicepresidenta, lo cual equilibraría las fuerzas en un cinco a cinco sobre el que acabaría decidiendo el voto de calidad del presidente.

David Castro espera consumar la operación en el próximo pleno de la mancomunidad, no más tarde de un mes, pero desde el PSOE no se lo van a poner fácil y anuncian medidas legales para impedir la votación de la vicepresidencia alegando que con ello se incumplirían los propios de los estatutos de la entidad toda vez que este cargo ya se votó en la sesión constitutiva de agosto y quedó vacante.

David Castro ocupa desde hoy el sillón de la presidencia en el pleno de la mancomunidad
David Castro ocupa desde hoy el sillón de la presidencia en el pleno de la mancomunidad Martina Miser

Fue precisamente aquella votación la que desencadenó la moción de censura que se consumó hoy. José Aspérez de Independientes de Meaño, había alcanzado un acuerdo con el PSOE para, a cambio de apoyar a Giráldez para su designación como presidenta, se le otorgarse la vicepresidencia y las competencias en Turismo. Pero el BNG no se sentía vinculado con aquel pacto y Aspérez se fue de vacío del pleno. Su voto, junto con el de Veciños de Meaño, es llave a la hora de conformar una mayoría en una mancomunidad en la que ni PP ni PSOE disponen de votos suficientes para gobernar en solitario; los populares jugaron sus cartas y acabaron ganando la partida en la segunda mano.

Convencieron a Viéitez y a Aspérez para que apoyasen la candidatura de David Castro y este cambio de posición les costó a los meañeses duros reproches de la izquierda, pues tanto PSOE, BNG como EU hablaron en el pleno de «compra de voluntades». «Canto lle custa aos veciños do Salnés os votos da mancomunidade?», preguntó Marta Giráldez, pero ni durante el debate ni después a preguntas de la prensa, David Castro quiso entrar en esa cuestión.

El independiente de Meaño José Aspérez intervino durante la sesión para defenderse de los ataques de la izquierda
El independiente de Meaño José Aspérez intervino durante la sesión para defenderse de los ataques de la izquierda Martina Miser

No obstante, no fue este el episodio más tenso del pleno. La crispación subió de tono en cuanto Gonzalo Durán entró en escena. Replicaba Marta Giráldez la intervención del alcalde de Vilanova cuando este, que minutos antes había apelado al consenso «por el bien de la comarca», la interrumpió a gritos para llamarla «fracasada». Su reacción desató la indignación en la bancada socialista, donde le llamaron maleducado, pidieron a la secretaria que hiciese constar en acta el insulto y a Durán que se disculpase por sus palabras, a lo que el vilanovés se negó.

«Volven as vellas formas á mancomunidade, volve en esencia Gonzalo Durán, que é quen manexa todos os fíos», señaló la alcaldesa de Meis a las puertas de la Casa da Calzada (Cambados).

Gonzalo Durán durante el pleno de la mancomunidad
Gonzalo Durán durante el pleno de la mancomunidad Martina Miser

Será, posiblemente, la última vez que ambos alcaldes tengan que verse las caras en la mancomunidad dado que Durán ya avanzó que a partir de hoy delegará sus funciones en el primer teniente de alcalde, Javier Tourís. Pero el popular no ha querido abandonar el órgano que él mismo presidió durante ocho años sin hacerse notar. Se aparta para no entorpecer la alianza alcanzada entre el PP y Veciños de Meaño —las desavenencias entre Durán y Viéitez son públicas y notorias—, lo que está por ver es si Vilanova va a seguir yendo por libre en la política turística mediante el geodestino Mar de Santiago o se va a incorporar a la línea de acción del resto de la comarca bajo el paraguas del geodestino O Salnés.

Entretanto, David Castro viajará mañana a Madrid para representar a la mancomunidad en los actos que se van a celebrar en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en lo que será su debut como presidente. Este mediodía todavía era pronto para que pudiese aclarar si le iba a acompañar Aspérez, que es la persona elegida por el PP para dirigir la política turística de la comarca.

Lo que hoy dejó claro el meañés es que no es ni será un «florero» en la mancomunidad y que no admite lecciones de ética política. Lo dijo en respuesta a Manuel Suárez y para defenderse de los ataques del nacionalista ante el cambio de postura que supuso haber votado en agosto como presidenta a Marta Giráldez y, seis meses después, al popular David Castro para el mismo puesto. Aspérez reconoció que lamentaba romper el pacto alcanzado con el BNG de Meaño, pero lo justificó en la estrategia política que siguió el PSOE en clave comarcal y local. «Quen fixo alcalde a unha persoa do PP en Meaño?», preguntó.

En este tono de reproches transcurrió un pleno histórico en la mancomunidad por ser el primero en el que se vota una moción de censura a lo largo de sus más de tres décadas de historia. Un hecho que, dijo Marta Giráldez, rompe el consenso que caracteriza a este órgano concebido para prestar más y mejores servicios a los ciudadanos en materia de suministro de agua, formación y políticas de empleo, mantenimiento de viales y promoción turística, entre otras áreas de gestión.

Pese a todo, le deseó «a mellor das sortes» al nuevo presidente. David Castro, por su parte, se estrenó en el puesto apelando al consenso y a la calma. «O PP vai demostrar a solidez do seu proxecto», dijo.