El colector de Vilanova caldea el ambiente preelectoral en Arousa

r.e. VILAGARCÍA / LA VOZ

CAMBADOS

Martina Miser

El PP presenta una iniciativa parlamentaria y carga contra el alcalde de Cambados; este los acusa de tener más interés en generar polémica que en arreglar el problema

15 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La estación depuradora de aguas residuales de Tragove (Cambados) se ha convertido en un escenario recurrente para los encuentros del PP de la comarca con la prensa. Si hace unas semanas el delegado de la Xunta, Luis López, elegía este lugar para presentar los Orzamentos de la Xunta, que reservan varias partidas para saneamiento, ayer fue la diputada popular Elena Suárez quien compareció en ese punto, flanqueada por el alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, y la candidata del PP a la alcaldía de Cambados, Sabela Fole. Se habían dado cita para presentar la iniciativa presentada por el Partido Popular en el parlamento gallego para que la Xunta «esixa á Dirección Xeral de Costas que rectifique os criterios de valoración aplicados no proxecto de renovación da rede de colectores de augas residuais entre Vilanova e a EDAR de Tragove e autorice a execución dos traballos». Los populares volvieron a verbalizar los argumentos expresados ya en más de una ocasión. Hay un colector de aguas residuales en unas condiciones muy deficientes; hay un proyecto para reemplazarlo y presupuesto para acometer las obras. Desde Costas de Pontevedra «deron a autorización», pero cuando el proyecto llego a Madrid, «co Ministerio de Transición Ecolóxica topamos. Todo o que chega a ese Ministerio desde Galicia e con referencia ao sector mar-industria, se paraliza automaticamente», se lamentaba ayer Elena Suárez.

El alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, ya se ha pronunciado en numerosas ocasiones sobre esta cuestión. El regidor popular entiende que no hay organismo «menos ecológico» que el que impide que se atajen los vertidos de fecales que se producen a consecuencia del mal estado del colector. Durán quiso poner el foco sobre el papel del Concello de Cambados en todo este asunto, al arrojar ciertas dudas sobre si desde esta administración se han solicitado los permisos necesarios para acometer esta obra. La cambadesa Sabela Fole, por su parte, reclamó «implicación» al gobierno que encabeza el socialista Samuel Lago. «Xa solicitamos que nos informen das alegacións que o Goberno local fixo ante o rexeitamento do Ministerio, queremos saber que accións están levando a cabo. Pedimos que presione con decisión e sen titubeos para que o Ministerio autorice estes traballos. É fundamental que todas as administracións traballemos xuntas, e por iso confiamos en que o Parlamento galego aprobe por unanimidade esta iniciativa».

El alcalde socialista, Samuel Lago, no ha tardado en contestar a las palabras de los populares. Además de calificar la iniciativa parlamentaria del PP de «pura propaganda e sen ningunha finalidade de xestión, porque o PP xa entrou en campaña». El alcalde socialista también tiene una batería de preguntas para formular, comenzando por si Aguas de Galicia, en calidad de redactora del proyecto, ha tenido alguna reunión con los responsables de Costas del Estado. «Ou o que buscan é que Costas non aprobe o proxecto para poder xerar polémica?». «Que xestión fixeron Augas de Galicia e o Concello de Vilanova directamente co Ministerio de Transición Ecolóxica ou con Costas do Estado para desatascar o proxecto?», sigue el cuestionario del regidor socialista de Cambados, quien señala que la implicación de su concello está fuera de toda duda, pese a que «Augas de Galicia, redactora do proxecto, nin remitiu o proxecto ao Concello de Cambados nin nos encomendaron facer ningún tipo de tramitación». Pese a ello, relata, «fomos nós quen nos diriximos a Augas interesándonos pola tramitación xa que dende o primeiro momento posicionámonos inequivocamente a favor do sector mar industria e da renovación do colector aínda que haxa quen intenta confundir á poboación». «Constantemente estivemos dende Cambados pendentes dun proxecto que nin sequera Augas de Galicia nos remitiu e do que foi o propio departamento autonómico quen nos deixou fóra da tramitación».