Los Presupuestos del Estado activan el macrocuartel de la Guardia Civil en Cambados

Serxio González Souto
serxio gonzález VILAGARCÍA / LA VOZ

CAMBADOS

La Guardia Civil funciona en Cambados de forma provisional desde el edificio de A Merced
La Guardia Civil funciona en Cambados de forma provisional desde el edificio de A Merced MONICA IRAGO

Las cuentas reservan cinco millones de euros para inversiones en la comarca, que en Vilagarcía se concentran en el Puerto

14 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene contiene un puñado de inversiones para el territorio de Arousa. La principal de todas ellas, que consume más de la mitad de los cinco millones de euros que el Ministerio de Hacienda prevé destinar a la orilla sur de la ría, es la construcción del macrocuartel de la Guardia Civil en Cambados. Si el borrador sale adelante tras su debate en el Congreso de los Diputados, la actuación se pondrá en marcha a lo largo del 2022, gracias a una partida de 3.160.000 euros.

Aunque se localizarán en Cambados, las instalaciones guardan importancia para el conjunto de O Salnés, puesto que será en ellas donde se centralice la actividad del cuerpo en esta demarcación. Un dato: dispondrá de capacidad para albergar a un centenar de agentes, más allá de cómo queden configurados los demás puestos de la zona. Su coste total se eleva a 8,3 millones de euros, que se distribuirán entre la partida del año que viene y casi cinco millones en el 2023.

Aire para remodelar la lonja

Las buenas noticias que el proyecto presupuestario depara a Cambados no se agotan en este punto. Finalmente, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha escuchado a los responsables municipales, que en varias ocasiones solicitaron el aplazamiento de la inversión en la remodelación de la lonja y la plaza de abastos, para evitar que los fondos se perdiesen ante el retraso que acumula la tramitación del plan especial de Tragove y San Tomé, primero en Portos de Galicia y ahora a manos del Servicio Provincial de Costas en Pontevedra, y su controvertida decisión de rechazar el documento por estar en gallego, cuando, en realidad, está redactado en castellano.